20 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (117) I
Año: 1994

2. Rebeca BARRIGA VILLANUEVA y Josefina GARCÍA FAJARDO, comp. Reflexiones lingüísticas y literarias, vol. I, Lingüística. México: Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios, El Colegio de México, 1992. 283p.

Rafael OLEA FRANCO y James VALENDER, comp. Reflexiones lingüísticas y literarias, vol. II, Literatura. México: Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios, El Colegio de México, 1992. 378p.

Con estos dos volúmenes, el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios (CELL) del Colegio de México se ha propuesto conmemorar el Quinto Centenario del encuentro entre dos mundos tradicionalmente llamado: Descubrimiento de América. El título declara ya la intención: presentar una imagen de ese encuentro de hace cinco siglos que ha llegado a configurar para algunos aspectos de la investigación humanística —en una ciudad que ha sido sucesivamente una de las más importantes del mundo prehispánico— el foco indiscutible de la cultura colonial y quizá, actualmente, desde varios puntos de vista, el centro de América hispánica.

El contenido de cada volumen despliega una variedad de temas que en cierto modo traducen las vertientes histórico-culturales que operan en el México actual y específicamente en el presente académico del CELL.

El primer volumen, sobre lingüística, está dividido en tres secciones: en la primera, “Las lenguas”, los estudios se dedican a lenguas prehispánicas sobrevivientes en México, al español en el contexto de otras lenguas románicas y a la geografía lingüística hispanoamericana actual; también, a métodos para establecer relaciones genéticas remotas entre lenguas (de especial pertinencia en el estudio de lenguas indoamericanas). Como puede verse, el mundo lingüístico prehispánico, el español en su evolución histórica y en su difusión actual en Hispanoamérica constituyen los focos de interés en estas investigaciones. La segunda sección, “El lenguaje”, se dedica a estudios en los que se destacan enfoques teóricos aplicados al español actual, tanto el hablado en México como el español en general y en relación con otras lenguas.

En la tercera y última sección, “Lingüística y educación”, se puede apreciar, en estudios sobre confección de diccionarios y sobre la educación bilingüe y bicultural, una preocupación por integrar el quehacer académico en las peculiares necesidades culturales de la sociedad mexicana. Dentro de la diversidad de campos cubiertos, una dimensión común a los estudios de este volumen consiste en un enfoque interdisciplinario y en el uso y aplicación de conceptos y métodos que prevalecen en los ámbitos más respetados de la investigación lingüística actual fuera de México. En algunos casos, quizá, como en el estudio sobre dativos de posesión (Marianna Pool Westgaard), la exposición se mueve en un nivel tan técnico que su alcance queda restringido a un grupo limitado de investigadores de ese tema específico; por otro lado, su argumentación presenta ejemplos que resultan poco convincentes, por lo menos para alguien que no está familiarizado sino superficialmente con el tema. Es notable, en cambio, dentro del alto nivel teórico y técnico, la claridad de argumentación en el trabajo de Heles Contreras. En otros casos, como en el de Josefina García Fajardo, la claridad en el alto nivel de abstracción se beneficiaría con ejemplos que garantizarán la comprensión de los problemas planteados, especialmente en la elaboración de las ideas de Quine, Frege o Montagu. En resumen, este volumen atestigua la solidez del trabajo de investigación que se realiza en el CILL; sobre todo es digno de notar una preocupación de universalidad y a la vez de lo que podría llamarse “mexicanidad”.

El segundo volumen, dedicado a estudios de crítica literaria, muestra también, en la distribución de su contenido, las facetas que configuran el horizonte de intereses del CILL: el pasado literario peninsular (“Literatura medieval y de los siglos de oro”), el pasado colonial novohispano (“Literatura novohispana”), el presente actual (“Literatura moderna y contemporánea”) y las huellas dejadas por España en la literatura popular (“Literatura tradicional y oral”). Resulta evidente, y creo que significativo, sobre todo en comparación con el primer volumen, la ausencia del ámbito prehispánico. En la parte dedicada a la literatura contemporánea, no deja de sorprender que los artículos sobre los autores mexicanos formen una minoría: cuatro de los ocho estudios que integran esta sección están dedicados a obras de autores argentinos (dos a Borges, uno a Arlt y Onetti, otro a Martín Fierro) y uno al español Cernuda. Aún cuando este balance puede ser resultado del azar, es tentador aventurar algunas conclusiones. Por ejemplo, podría verse en el espacio dedicado a lo novohispano una particular atracción hacia el período en el que se plasma la trasculturación, vale decir la génesis de lo mexicano. Por otro lado, la gravitación de autores no mexicanos presenta para el período moderno un perfil de intereses a mi modo de ver poco comunes en el horizonte literario mexicano, aunque evidentemente no es el caso para el CILL. En cuanto al nivel de la crítica literaria, como es de esperar en un medio cultural de tan denso pasado como lo es México, la erudición filológica brilla en la mayoría de estos estudios. En contraste con el volumen dedicado a lingüística, el enfoque interdisciplinario aparece casi excepcionalmente (por ej., en el artículo de Antonio Alatorre o en el de Anthony Stanton); el planteo de problemas de teoría literaria (salvo quizá en Martha Lilia Tenorio o en Beatriz Mariscal) no parece ocupar el interés en el CILL.

En resumen, estos dos volúmenes reflejan de manera elocuente la seriedad de la tarea intelectual y la extensión (y límites) de intereses y enfoques que dominan en uno de los centros académicos más sólidos y respetados en el ámbito hispánico.

Marta Gallo