16 de Diciembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (117) I
Año: 1994

Heterogeneidad en el punto de partida

En el año 1990 iniciamos el seguimiento —que duraría dos años— con una cohorte que se inscribía en primer grado. Eran 323 alumnos de 17 escuelas con población de distinto nivel económico y de diferente origen cultural, especialmente en las escuelas urbano-marginales comprendidas en la muestra. Las 17 escuelas —todas de la ciudad de Buenos Aires— fueron consideradas en su conjunto y no como experiencias paralelas. La mayoría de las maestras a cargo del primer grado habían sido tutoras en esmerados cursos de capacitación en servicio, que tuvieron lugar entre 1985 y 1989. Las restantes fueron docentes-alumnas destacadas en dichos cursos y en talleres (véase Braslavsky et al. 1985/1988). Actuaron como docentes e investigadoras, en reuniones semanales de intercambio, discusión y concertación.

Se elaboró una escala de acceso a la significación con el material empírico obtenido en respuesta a una consigna que les sugería a los niños la producción de un texto. Codificadas las pruebas, se obtuvieron cuatro rangos que pudieron ser interpretados de acuerdo con las observaciones de Luria sobre la evolución de la escritura en las primeras edades. Rango A: ninguna producción, dibujos, números, esbozos de escritura, como primeras señales del conocimiento externo de la escritura; B: conocimiento externo y no instrumental de la misma; C: acceso a su uso instrumental y simbólico; D: Escritura simbólica, significante, que culminaría, según Luria, la prehistoria de la lengua escrita (véase Braslavsky 1992a).

Dos semanas después de iniciadas las clases, predominaron las escrituras preinstrumentales (A+B) en un 74,22%. Las presimbólicas y simbólicas (C+D) sumaban el 23,9%. Cuando se analiza cada grado, se observa que en las escuelas urbano-marginales predominan francamente las producciones más bajas, sin significación (Braslavsky 1992a, 62, 65, 112, 113, 118, 119, 120).

Se puede advertir, pues, que cuando los niños ingresan a la escuela, si bien la gran mayoría tiene por lo menos algún conocimiento de la lengua escrita, se manifiesta una marcada heterogeneidad en el conjunto de la población, así como entre las escuelas y dentro de cada aula.

[INDICE] [ RESUMEN] [ INTRODUCCIÓN] [ ADAPTACIÓN AL MUNDO O LUCHA ENTRE EL HOMBRE, EL MUNDO Y CONSIGO MISMO] [ EL MAESTRO: LIMITACIÓN O INTERVENCIÓN] [ EL MEDIO, EL ALUMNO, EL MAESTRO: CONTRADICCIONES PENDIENTES] [ ALUMNO Y MAESTRO EN EL APRENDIZAJE CONSCIENTE Y AUTORREGULADO] [ LOS NEOVIGOTSKIANOS Y LAS CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL MICROMEDIO ESCOLAR] [ LA ESCRITURA COMO INSTRUMENTO DE MEDIACIÓN EN LA ESCUELA] [ FUNCIÓN SIMBÓLICA DEL COMPLEJO SISTEMA DE SIGNOS DE LA ESCRITURA] [ EVOLUCIÓN DE LA FUNCIÓN SIMBÓLICA DEL SISTEMA DE SIGNOS DE LA ESCRITURA] [ LA COMPRENSIÓN INTERNA DE LA LENGUA ESCRITA] [ALFABETIZACIÓN "EMERGENTE" Y "ALFABETIZACIÓN ESCOLAR"] [ HETEROGENEIDAD EN EL PUNTO DE PARTIDA] [ ACCESO A LA SIGNIFICACIÓN A PESAR DE LA HETEROGENEIDAD EN EL PUNTO DE PARTIDA] [ SUMMARY] [ RÉSUMÉ] [ RESUMO] [ NOTAS] [ BIBLIOGRAFÍA]