25 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (117) I
Año: 1994

Adaptación al mundo o lucha entre el hombre, el mundo y consigo mismo

Existe un consenso generalizado acerca del impacto que ha tenido la teoría sociohistórico-cultural de la psicología sobre la importancia del medio social en la educación, como resultado de la diferencia que estableció Vigotsky entre los procesos psicológicos elementales de origen biológico y los procesos psicológicos superiores, humanos, de origen social.

Editadas no hace mucho tiempo sus Obras Escogidas, en el primer tomo que ya apareció en castellano, se publicó su prólogo al libro de Thorndike sobre “principios de enseñanza basados en la psicología”, fechado en 1926, donde Vigotsky expresa sus primeras ideas sobre la relación entre el individuo y el medio, entre la educación y el maestro.

Vigotsky reconoce los méritos de Thorndike como psicólogo experimental, fundador del conductismo, que se anticipó a Pavlov como fundador de la psicología objetiva, “dejando de lado el análisis de las vivencias espirituales subjetivas” de la introspección y “de los sistemas de clasificación escolásticos” (Vigotsky 1991, 145).

Al analizar la crisis de la psicología en su conferencia del año 1924 sobre “Los métodos de investigación reflexológicos y psicológicos” (Vigotsky 1991) aclaró la distancia que lo separa tanto de los conductistas norteamericanos como de los reflexólogos rusos, en cuanto al tratamiento científico de los “fenómenos subjetivos o psíquicos” como objeto de la psicología. Sin embargo, reconoce en ambos movimientos la importancia del mecanismo básico como “reacción” que supone obligatoriamente la percepción del influjo del medio, ya sea desde afuera o desde el interior del organismo (Vigotsky 1991, 153).

Para aclarar sus diferencias, en la relación con el medio que se reconoce en la fórmula E-R a la que jamás se adhirió, Vigotsky agregó una hipótesis sobre un tercer término intermedio. El excitante, como punto de partida, sería seguido por un proceso interno de transformación de dicho excitante, ya sean los procesos químicos en la planta, el recuerdo de la comida en el perro, los pensamientos en el hombre... (Vigotsky 1991, 153). La secreción de la saliva, la flexión del tallo, los cálculos realizados en el papel, serían el producto de dicho proceso, que tiene lugar en todos los seres vivos.1

Pero en el hombre, los procesos internos adquieren una gran complejidad bajo “formas tan complicadas y sutiles que resulta imposible descubrirlas a primera vista”, de aspectos tan imperceptibles que necesariamente debe descubrir el conocimiento científico. Constituyen los fenómenos “subjetivos o psíquicos”, que son objeto de la psicología, mientras que la reflexología tiene como objeto la fisiología del sistema nervioso central.

En los albores de ese proceso de elaboración —que inicia la “década prodigiosa”, de “furia creadora”— ya había dicho Vigotsky, en 1924: de “toda la masa de excitantes”... “se destaca para mí un grupo que es el de los estímulos sociales, que proceden de las personas y se destaca porque yo mismo puedo producir esos excitantes... que sirven de fundamento a la conciencia social y a la coordinación colectiva de comportamiento, lo que conduce, entre otras cosas, al origen social de la conciencia” (Vigotsky 1991, 12).

Al diferenciar el comportamiento del animal —estudiado por el conductismo y la reflexología— del comportamiento del hombre, reconoce que si bien en el animal ya se agregan a los reflejos innatos heredados —como lo aclaró Darwin— los reflejos condicionados adquiridos —como lo aclaró Pavlov— en el hombre las experiencias individuales son muy distintas porque se agregan nuevos componentes. La experiencia heredada es mucho más amplia, no sólo en lo biológico, sino en las adquisiciones logradas por generaciones anteriores que se reciben desde el nacimiento a través de la experiencia histórica y, junto a ella, aparece la experiencia social de otras personas. Es el componente social del comportamiento que da lugar a una adaptación activa del medio a sí mismo, diferente de la adaptación predominantemente pasiva de los animales. En resumen, en el hombre actúa “el medio multiplicado por el medio”. Es “lo social al cuadrado” (Vigotsky 1991, 158).

“El comportamiento del hombre... se nos revela como un proceso continuo de nuevas reacciones...” y “lo que es más importante, como una lucha entre el mundo y el hombre que no cesa ni un segundo y que exige ajustes instantáneos. En una palabra, el comportamiento del hombre se devela en toda su complejidad real, en su potente significado, como un proceso dinámico y dialéctico de lucha entre el hombre y el mundo y dentro del propio hombre” (Vigotsky 1991, 157).

[INDICE] [ RESUMEN] [ INTRODUCCIÓN] [ ADAPTACIÓN AL MUNDO O LUCHA ENTRE EL HOMBRE, EL MUNDO Y CONSIGO MISMO] [ EL MAESTRO: LIMITACIÓN O INTERVENCIÓN] [ EL MEDIO, EL ALUMNO, EL MAESTRO: CONTRADICCIONES PENDIENTES] [ ALUMNO Y MAESTRO EN EL APRENDIZAJE CONSCIENTE Y AUTORREGULADO] [ LOS NEOVIGOTSKIANOS Y LAS CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DEL MICROMEDIO ESCOLAR] [ LA ESCRITURA COMO INSTRUMENTO DE MEDIACIÓN EN LA ESCUELA] [ FUNCIÓN SIMBÓLICA DEL COMPLEJO SISTEMA DE SIGNOS DE LA ESCRITURA] [ EVOLUCIÓN DE LA FUNCIÓN SIMBÓLICA DEL SISTEMA DE SIGNOS DE LA ESCRITURA] [ LA COMPRENSIÓN INTERNA DE LA LENGUA ESCRITA] [ALFABETIZACIÓN "EMERGENTE" Y "ALFABETIZACIÓN ESCOLAR"] [ HETEROGENEIDAD EN EL PUNTO DE PARTIDA] [ ACCESO A LA SIGNIFICACIÓN A PESAR DE LA HETEROGENEIDAD EN EL PUNTO DE PARTIDA] [ SUMMARY] [ RÉSUMÉ] [ RESUMO] [ NOTAS] [ BIBLIOGRAFÍA]