21 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

dialogo foto.jpg (76842 bytes)

Ernesto Schiefelbein, Director de la Oficina Regional para Educación en América Latina y el Caribe de la UNESCO (OREALC/UNESCO), dialogó con La Educación durante su participación en la Reunión de Coordinación del Proyecto Multinacional de Educación Básica (16-27 de agosto de 1993). La entrevista estuvo a cargo de Leonel Zúñiga M. y Carlos E. Paldao.(Fotografía SIP) 
ENTREVISTA CON ERNESTO SCHIEFELBEIN
Ernesto Schiefelbein es actual Director de la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO). Es Doctor en Economía de la Educación de la Universidad de Harvard (1970), Ingeniero Comercial de la Universidad de Chile (1960), y Profesor de Estado de la Universidad Técnica (1960). Coordinó el Sistema Regional de Información en Educación de la UNESCO en América Latina y el Caribe (1988-1992); trabajó como Planificador de la Educación en el Banco Mundial en Washington (1985-1987) y fue Coordinador de la Red Latinoamericana de Documentación en Educación, REDUC, e investigador en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación, CIDE, (1976-1985). Ha sido Experto en Planificación de Educación del Programa Regional del Empleo, PREALC, (1974-1976), se desempeñó como Profesor Visitante en la Universidad de Harvard (1973-1974) y como Co-Director del Primer Curso en Español de Preparación de Proyectos en Educación organizado por el Instituto de Desarrollo Económico (EDI) del Banco Mundial (1973). Ha obtenido varios premios nacionales e internacionales, es miembro de varios consejos editoriales de revistas especializadas y de organizaciones profesionales en educación. Autor de casi un doble centenar de trabajos, entre su producción se destacan: Development of Educational Planning Models (Lexington Books, 1974), The Determinants of School Achievement (IDRC, 1979), Eight Years of Their Lives (IDRC, 1982), The Political Economy of Public Support of Higher Education (The World Bank, 1986), Education Costs and Financing Policies in Latin America (The World Bank, 1987) y Situación educativa en Latinoamérica y el Caribe 1980-1989 (UNESCO/OREALC, 1992).
1. En los últimos años el tema de la calidad de la educación ha ido adquiriendo mayor relevancia en América Latina y el Caribe. ¿De qué forma plantearía usted la significancia del tema de la calidad de la educación para los educadores del Continente?

2. Frecuentemente los educadores plantean preguntas en torno a este tema. Por lo general, las respuestas existentes suelen ser limitadas. Me refiero, por ejemplo, a la preocupación de los docentes, a nivel de la educación básica, donde la inquietudes suelen centrarse en torno a la siguiente pregunta: ¿qué puedo hacer, o qué se supone que debería hacer con mis estudiantes en la sala de clases, durante mi jornada cotidiana de trabajo?


3. ¿Cuáles considera que podrían ser los cambios más importantes en este terreno en el que -tal vez, como usted dice- existan responsabilidades que no debieran ser asumidas directamente por los docentes, sino probablemente por otras instancias dentro del sistema educativo?

4. Con referencia a esa carencia de conocimiento acumulado, que pudiera expresarse en una pobreza de medios tecnológicos para enfrentar el problema de la enseñanza y el aprendizaje, ¿considera usted que se trata de un problema característico de los países en vías de desarrollo, o podría ser un problema generalizado incluso a nivel mundial?

5. Lo que usted plantea me hace reflexionar sobre una situación que también es común en otros campos profesionales. Por seguir con el ejemplo de la medicina, el desarrollo de la profesión, de lo que podríamos llamar la técnica médica, pareciera haber implicado dos tipos de esfuerzos de desarrollo que, históricamente, han tenido un impacto fundamental. Por un lado, la profesionalización de la actividad médica ha implicado la formulación de normas, estándares y criterios con referencia a lo que razonablemente puede ser considerado como un tratamiento adecuado para un determinado tipo de enfermedades, o para la ejecución de un determinado tipo de procedimientos. Por otro lado, el desarrollo de la profesión ha implicado grandes esfuerzos de sistematización de técnicas eficaces. De técnicas que produzcan precisamente los resultados deseados, con un mínimo de riesgo para los pacientes. Continuando la analogía por usted propuesta, ¿es posible que el desarrollo de la profesión docente requiera la realización de esfuerzos significativos tanto por lo que hace referencia a una más estricta o más precisa definición de normas, criterios y estándares de calidad de las actividades educativas que se realizan en las escuelas, como por lo que toca a la identificación de modelos de acción eficaces para orientar el desarrollo concreto del quehacer docente?

6. Dr. Schiefelbein, en su abordaje del problema, me llama la atención su insistencia en lo que usted llama "guías del aprendizaje". Advierto una idea muy interesante sobre la que me gustaría pedirle que usted elaborara un poco: es la idea de "aprendizaje significativo" o del proceso de "adquisición del aprendizaje significativo". Sobre el particular existen distintas posiciones. Podría hasta afirmarse que hay escuelas divergentes de pensamiento. Al margen de la diversidad de enfoques, usted ha tocado un punto que me parece interesante profundizar. Por lo que usted ha señalado, pareciera ser que el generar aprendizaje no es una cosa simple. Todo indicaría que es un proceso que requiere cierto nivel de conocimiento sistemático, investigación y prueba empírica de procedimientos. En consecuencia, de algunos ensayos, aciertos y errores bajo pautas determinadas de control. Pareciera ser, también, que el desarrollo de materiales coherentes con un proceso adecuado de aprendizaje no es una tarea fácil o que pueda llevarse a cabo de manera espontánea. ¿Nos podría usted señalar algunos elementos fundamentales a tener en cuenta para generar estas guías de aprendizaje o si hay alguna experiencia que a usted le parezca particularmente relevante sobre este aspecto?

7. Para concluir esta entrevista, y teniendo en cuenta que los que estamos en esta mesa nos dedicamos a la promoción de la educación en el ámbito internacional, cabría preguntar ¿cómo considera usted que los organismos internacionales podrían contribuir a la sistematización de experiencias de desarrollo de guías adecuadas de aprendizaje, en el caso que estos organismos tuviesen algo que ver en este esfuerzo?