20 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

Reformas principales en la década de los 80

La nueva ley de educación de 1980 fue un esfuerzo importante para reformar el sistema educativo. Dicha ley contempla la extensión de la educación básica de 6 a 9 años, el mejoramiento de la formación docente, la modernización e integración de los currículos.

El currículum de los 9 años de educación básica se organizaría, de acuerdo a la Ley de 1980, en 3 ciclos de 4, 3 y 2 años. El primer ciclo (instrumental) consistiría en unidades altamente inter-relacionadas, enfatizando el lenguaje y matemática, y a cargo de la misma maestra.

El segundo ciclo (de consolidación) presentaría materias más diferenciadas, cada grado tendría al menos 6 profesoras. Se enfatizaría la formación de valores.

El último ciclo (de independencia) enfatizaría ciencias y formación para el trabajo, las unidades curriculares serían altamente diferenciadas, con una profesora especializada para cada asignatura.

En la práctica, sin embargo, la crisis económica que afectó al sector y al país durante la década pasada, y las ineficiencias de una burocracia altamente politizada, explican que el espíritu de la ley haya tenido muy poco efecto en la realidad de las escuelas y de las aulas.

Otra innovación importante de la última década fueron el conjunto de programas iniciados en 1979 por el Ministerio para el Desarrollo de la Inteligencia, cuya finalidad era expandir el potencial humano. Algunos de estos programas se implementaron en las escuelas, con la finalidad de desarrollar habilidades cognitivas superiores, capacidad de resolver problemas y de aplicar lo aprendido a situaciones nuevas. Cuando el gobierno cambió en 1984 el nuevo gobierno discontinuó la mayoría de los programas de este proyecto, eliminó el Ministerio de Estado para la Inteligencia (integrando algunos proyectos primero al Ministerio de la Familia y luego al de Educación), llevando a su virtual desaparición.