20 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

Estructura y matrícula

Sistema educativo formal

La educación pública es gratuita a todo nivel y obligatoria hasta el noveno grado (la educación básica incluye nueve grados). Todas las escuelas públicas son mixtas (para mujeres y varones). El cuadro 2 resume las estadísticas básicas sobre el sistema educativo formal.

Hasta 1980 el sistema educativo formal comprendía 6 años de escolaridad primaria y 5 años de secundaria. La nueva Ley Orgánica de Educación, aprobada por el Congreso Nacional en 1980, define los siguientes niveles educativos: pre-escolar, básica, secundaria y superior. Específica también las siguientes modalidades: especial, educación para las artes, instrucción militar y religiosa y educación de adultos. La educación básica desde la nueva ley de 1980 comprende los 6 años de la antigua educación primaria, más los 3 años del antiguo ciclo básico común de secundaria, con lo que la educación básica se extiende de 6 a 9 años. Como se verá más adelante, sin embargo, una parte sustancial de esta nueva Ley no se ha implementado aún. El calendario oficial para educación básica es de 180 días y 900 horas de instrucción, en la práctica, la mayoría de las escuelas raramente dan clases más de 4 horas al día y las frecuentes huelgas de maestros en los últimos años reducen sustancialmente la longitud del año escolar.

En 1990 había 3.871.040 alumnos en los nueve grados de educación básica en Venezuela, de los que 14% estaban matriculados en escuelas privadas; 279.742 alumnos estaban matriculados en secundaria de los que 24% estaban en escuelas privadas y 528.473 alumnos matriculados en educación superior, de los que 27% estaban en instituciones privadas.

Educación básica

Las escuelas públicas están bajo cuatro autoridades: nacional, estatal, municipal y autónomas. En 1990, la matrícula en educación básica se distribuía así: 67% en escuelas nacionales, 29% en escuelas estatales y 4% en escuelas municipales y autónomas.

En 1990 había 171.431 maestros en educación básica, de los que 17% enseñaban en escuelas privadas. Entre quienes enseñaban en escuelas públicas, 71% estaban en escuelas nacionales, 26% en escuelas estatales, y 4% en escuelas municipales y autónomas.

CUADRO 2

En 1990 había 15.173 escuelas enseñando todos o algunos niveles de educación básica (dado que algunas escuelas comparten el mismo edificio en varios turnos, el número de edificios es alrededor de 12.500).

En 1990 el 85% de los alumnos con edades comprendidas entre 6 y 14 años estaban matriculados en la escuela. Si bien la mayoría (95%) de los niños ingresan al primer grado, muchos repiten y desertan. En 1989 un 30% de los alumnos matriculados en educación básica estaban repitiendo grado. De todos los alumnos que inician la escuela básica sólo el 46% culmina el 9 grado y 50% lo hace después de repetir grado tres o más veces.18

Los niños pobres y aquéllos que viven en zonas rurales tienen menor probabilidad de ingresar y continuar en la escuela como puede verse en el cuadro 3.

CUADRO 3

Estas disparidades indican que el Estado no ha tenido éxito en ofrecer igualdad de oportunidades. Las desigualdades se derivan no sólo de que no hay mayores esfuerzos para aquellos niños con más necesidades19 sino que los niños pobres, y especialmente aquéllos que viven en zonas rurales, reciben servicios educativos de calidad inferior. Mientras las escuelas urbanas tienen un maestro por grado, son frecuentes los maestros multi-grado en escuelas rurales, el nivel educativo de maestros y supervisores es también inferior en las zonas rurales.

Los bajos niveles de eficiencia de la educación básica se observan también en los bajos niveles de aprendizaje de los alumnos. En 1990, el Ministerio de Educación administró una prueba en materias básicas a una muestra de 4.782 alumnos que comenzaban el sexto grado. Los resultados, presentados en el cuadro 4, muestran los bajos niveles de logro, así como los mayores logros en escuelas urbanas y privadas. Sólo 23% de los alumnos pudieron identificar la respuesta correcta a una pregunta con 4 opciones de respuesta que requería resolver un problema simple de suma y resta.

CUADRO 4

Los resultados de un estudio llevado a cabo por la Asociación Internacional para la Evaluación del Progreso Escolar20 muestran que los estudiantes Venezolanos tienen uno de los desempeños más bajos en el mundo, relativo a los restantes 31 países. Por ejemplo, los estudiantes de 4o grado mostraron, en promedio, el rendimiento más bajo de todos los países en los tres dominios estudiados. En la capacidad de obtener información a partir de cuadros o listados de instrucciones, por ejemplo, el estudiante promedio venezolano tiene un rendimiento inferior al 5% de los peores estudiantes de Finlandia, Hong Kong o de Estados Unidos, los países con mayores puntajes. Peor aún, el 5% de los mejores estudiantes venezolanos obtuvieron un rendimiento inferior al rendimiento promedio de los estudiantes de Finlandia, Hong Kong o Estados Unidos.

En 9o grado el rendimiento de los estudiantes Venezolanos está entre los cuatro más bajos del mundo, seguido por Nigeria, Zimbabwe y Botswana.

Educación secundaria

En 1990, 24% de los 279.742 alumnos matriculados en secundaria estaban inscritos en escuelas privadas. La matrícula privada en secundaria, el nivel de mayor crecimiento en el sector privado, ha estado aumentando a una tasa de 1,8% anual por los últimos diez años. 99% de los alumnos matriculados en instituciones públicas estaban en escuelas nacionales.

De los 30.447 maestros en educación secundaria en 1990, 31% enseñaban en escuelas privadas.

Hay tres modalidades de educación secundaria; su comprensión se facilita con referencia a las modalidades del sistema anterior a la reforma de 1980. Antes de la ley de 1980, la educación secundaria tenía dos ciclos: básico y diversificado; la educación diversificada se ofrecía en 3 modalidades: ciencias, humanidades y profesional; las primeras dos preparaban estudiantes para continuar estudios a nivel universitario, el tercero preparaba estudiantes para desempeñar un oficio a la vez que les otorgaba un diploma de secundaria. En teoría al menos, las tres ramas del ciclo diversificado permitían que un alumno continuase estudios superiores. Aparte del ciclo diversificado había varios programas técnicos.

Las tres modalidades actuales de educación secundaria son un programa general en ciencias o humanidades de dos años, en el que estaban matriculados 82% de los alumnos en secundaria en 1990. Hay dos opciones para educación técnica secundaria: un programa de tres años, que combina un programa general académico con una especialización en agricultura, arte, comercio, industria o trabajo social y en la que estaban matriculados 13% de todos los alumnos en 1990; hay también un programa profesional de 2 años en agricultura, arte, comercio, industria, trabajo social y varias ocupaciones técnicas, que inscribía al 5% de todos los alumnos de secundaria en 1990, de estos sólo 8% estaban matriculados en escuelas privadas.

Aunque en teoría la edad de los alumnos para cursar la secundaria está entre 15 y 17 años, en la práctica dichas edades varían de 13 a 21 años (lo cual refleja las altas tasas de repitencia en los niveles más bajos del sistema). En 1990, sólo 74% de todos los alumnos de secundaria tenían edades comprendidas entre 15 y 17 años. Mientras que sólo 17% de todos los alumnos en este grupo de edad estaban matriculados en secundaria (19% del grupo de edad 16-17 años), unos pocos más se inscribirán en edades posteriores. Las tasas brutas de matrícula son 23% (35% si se estiman sobre la base de la población con edades entre 16 y 17). 75% de los alumnos que se matriculan en secundaria culminan dicho ciclo.

La mayoría de los alumnos inscritos en secundaria (95%) viven en zonas urbanas. Hay pocas escuelas que ofrezcan educación secundaria en las zonas rurales. Mientras que el 58% de los alumnos con edades entre 15 y 19 años que viven en zonas urbanas están matriculados en la escuela, sólo el 36% de las mujeres y el 21% de los varones que viven en zonas rurales están matriculados en la escuela.21

Los estudiantes aprenden poco en la escuela secundaria según sugiere una prueba administrada en 1984 a graduados de secundaria. Esta prueba muestra también diferencias en la habilidad de graduados de escuelas públicas y privadas. El cuadro 5 resume los resultados de esta prueba.

CUADRO 5

Educación superior

El sistema venezolano de Educación Superior comprende varios tipos de instituciones: Universidades, Institutos de Formación Docente, Politécnicos, Institutos de Tecnología y Colegios Universitarios, tanto públicos como privados. Las universidades ofrecen educación a nivel de pregrado (licenciatura) y postgrado (diploma, maestría y doctorado). Los otros institutos de educación superior ofrecen una variedad de programas, que incluyen programas de 4 a 5 años, y otros más cortos de 2 a 3 años (técnicos en educación superior). Aunque en teoría estos institutos deberían estar integrados con los programas universitarios, en la práctica esta integración no ha ocurrido, y son pocas las universidades que reconocen los créditos cursados en los institutos y colegios universitarios.

El sistema de educación superior ha experimentado un acelerado crecimiento durante los últimos 30 años, la matrícula se ha multiplicado por 30 en este período. Hasta comienzos de este siglo el sistema comprendía sólo 4 universidades públicas. Para 1960 se habían añadido 1 universidad pública y 2 privadas más 2 institutos pedagógicos públicos. En 1989 el sistema de educación superior incluía 93 institutos: 16 universidades públicas y 13 privadas y 36 institutos de estudios superiores públicos y 28 privados.

De los 528.473 alumnos matriculados en el sistema en 1990, el 74% estaba matriculado en las universidades. De estos 15% estaban en universidades privadas. De los alumnos matriculados en instituciones de educación superior distintas a las universidades, más del 50% estaban en instituciones privadas.

En 1990, había 39.489 profesores en el sistema universitario. La mayoría de los profesores en las instituciones públicas trabajan a tiempo completo (65%) pero sólo 13% de aquéllos en las instituciones privadas están contratados a tiempo completo.

Desde 1979 los graduados de bachillerato tienen que tomar un examen para solicitar admisión al sistema universitario. El ingreso a la universidad y a la carrera se hace en base a los puntajes obtenidos en dicho examen, el rendimiento en el bachillerato y las preferencias indicadas por el estudiante. Sólo un 40% de quienes toman la prueba son admitidos para cursar estudios universitarios.

Si bien la expansión del sistema ha significado un aumento en las oportunidades de acceso a estudiantes de grupos económicos menos favorecidos, los estudiantes a nivel universitario provienen desproporcionadamente de las familias más acomodadas. En 1986, mientras que un 68% de los hogares estaban encabezados por obreros, sólo el 36% de los estudiantes universitarios provenían de hogares de ese tipo. 70% de los estudiantes universitarios provienen de hogares del 20% superior de ingresos.

El sistema universitario ofrece fundamentalmente educación de pregrado, aún cuando la oferta de post-grado ha aumentado últimamente. El número de programas de doctorado aumentó de 10 en 1973 a 73 en 1991, los programas de maestría aumentaron de 51 a 310 en ese período, los programas de diploma aumentaron de 74 a 338 en el mismo período. En 1987 había 11.881 estudiantes, 1.917 graduados y 3.796 profesores a nivel de postgrado.

El sistema de educación superior es ineficiente. En promedio sólo 26% de los alumnos que ingresan a una universidad pública se gradúan en 5 ó 6 años, mientras que 87% culminan sus estudios en ese lapso en las universidades privadas. Para otras instituciones de educación superior las tasas de culminación a tiempo correspondientes son 29% en el sector público y 45% en el sector privado.

En 1974, el gobierno estableció una Fundación (Fundación Gran Mariscal de Ayacucho) para financiar estudios a nivel superior a nivel de pre y post-grado en Venezuela y en el extranjero. Hasta 1990 Fundayacucho había otorgado 43.910 becas (51% para estudios en el extranjero) y 9.520 créditos educativos (33% para estudios en el extranjero).

Educación infantil y pre-escolar

Hay varias modalidades de educación infantil, aunque no existe una política definida al respecto. Una modalidad es un programa de cuidado basado en participación de la comunidad, enfatiza el cuidado del niño y la nutrición (Hogares de Cuidado Diario), este programa depende de la Fundación del Niño y del Ministerio de la Familia.

El Ministerio de Educación ha estado expandiendo los programas con una orientación académica en pre-escolares. En 1989 había 570.615 estudiantes matriculados en dichos pre-escolares, de los que 17% asistía a instituciones privadas. 80% de los pre-escolares públicos están administrados directamente por el Ministerio de Educación, el resto está administrado por los estados y las municipalidades.

Durante la última década, la educación pre-escolar ha sido el nivel educativo de mayor crecimiento, la matrícula aumentó un 35% en este período. 40% de los niños con edades comprendidas entre 4 y 5 años y 49% de aquéllos con cinco años están matriculados en pre-escolar.

85% de los alumnos matriculados en pre-escolar viven en zonas urbanas. Su edad varía entre 3 y 7 años, 80% tienen entre 4 y 5 años.

En 1990, había 34.450 maestras enseñando pre-escolar, de las que 18% enseñaban en instituciones públicas.

La mayoría de los 7.566 instituciones de pre-escolar están anexas a una escuela primaria.

Educación de adultos

La educación de adultos es ofrecida por el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), financiado con un impuesto de 2,5% a los sueldos y por transferencias del Ministerio de Educación. En 1990, el INCE capacitó a 360.000 trabajadores ofreciendo más de 28.000 cursos. INCE tiene su propio cuerpo de entrenadores que dan cursos en las instalaciones del instituto en todos los estados del país, y también en las propias empresas. Los cursos se ofrecen gratuitamente a quienes los solicitan. INCE ofrece cursos que van desde educación básica hasta cursos técnicos.

En 1989, como resultado de la percepción de que el entrenamiento ofrecido por el INCE era poco relevante y anticuado, y que había problemas de administración en la institución, el Presidente de Venezuela nombró al director de recursos humanos de la industria petrolera como presidente del INCE con el mandato de reorganizar la institución. Los nuevos planes incluían promover una mayor participación del sector privado en la provisión de entrenamiento, racionalización y modernización de los cursos enfatizando el desarrollo de destrezas más que el credencialismo. Además del INCE varias instituciones públicas y privadas ofrecen educación primaria y secundaria para adultos en clases nocturnas. Estos cursos están organizados para cubrir el mismo currículum en un período de menor tiempo. En 1989, 373.963 alumnos estaban matriculados en clases de educación de adultos.