21 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

Contexto, metas y política de la educación en Venezuela

La educación ha sido una prioridad en Venezuela por muchos años. Una frase célebre de Simón Bolívar, libertador de Venezuela y de otras cuatro Repúblicas latinoamericanas es “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”. En 1870, el presidente Guzmán Blanco aprobó una ley que hacía a la educación primaria gratuita y obligatoria.

La industria del petróleo transformó sustancialmente el perfil social, económico y político de Venezuela. La presente era democrática se inició en 1958, cuando una alianza de los partidos fundamentales derrocó la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez. Los ingresos por concepto de petróleo permitieron desarrollar las aspiraciones de la democracia emergente, el desarrollo de una clase media, la expansión de programas de educación, salud y otros programas sociales. Dichos ingresos contribuyeron también a desarrollar una abultada e ineficiente burocracia en muchos organismos del estado y a otras distorsiones en la economía que erosionaron otras fuentes de ventaja competitiva del país.

Entre 1930 y 1958, la economía venezolana pasó de ser una economía predominantemente basada en exportaciones de productos agrícolas a ser una economía industrial, bajo la política de sustitución de importaciones. Durante este tiempo la población se hizo crecientemente urbana.

En 1989, sólo 6% del Producto Doméstico Bruto provenía de la agricultura, 46% de la industria (de lo cual 40% provenía de actividades no industriales) y 48% provenía de servicios.

La población creció de 4.2 millones de personas en 1945 a 19 millones en 1989. En 1989 el 89% de la población vivía en áreas urbanas y el 21% en Caracas, la ciudad capital. En 1945, sólo 35% de la población vivía en zonas urbanas. La población creció a un ritmo de 2,8% anual entre 1980 y 1989, lo que representaba una disminución frente al crecimiento de 3,5% entre 1965 y 1980. 39% de la población tenía menos de 14 años.

En 1989, el Producto Nacional Bruto per capita era equivalente a 2,450 dólares de EE.UU. En 1987, el 51% del ingreso estaba concentrado en 20% de la población, y 34% del ingreso en el 10% más rico de la población. Al mismo tiempo, 40% de la población vivía con sólo 14% del ingreso. De acuerdo a cifras oficiales, en 1989, 22% de la población vivía en extrema pobreza y 31% vivía en pobreza crítica.

Durante la década de los 80, Venezuela vivió bajo el signo de una crisis de endeudamiento externo, lo que llevó a los severos ajustes en el segundo gobierno de Pérez iniciado en 1989. La deuda pública de largo plazo aumentó de 718 millones de dólares en 1970 a 25.339 millones de dólares en 1989. En 1989, la deuda externa total de Venezuela era de 33.144 millones de dólares. Como porcentaje de las exportaciones el servicio de la deuda era 25% en 1989 y el pago de intereses 20%.

Durante los últimos 34 años de democracia, Venezuela ha estado gobernada por dos grandes partidos que han alternado en el ejecutivo, compartiendo el poder legislativo con varios partidos menores. De los 7 presidentes constitucionales desde 1958, 5 han sido del partido social demócrata (Acción Democrática) y 2 del partido Social Cristiano (COPEI).

La educación ha sido una prioridad explícita de todos los partidos modernos en Venezuela. No hay diferencias obvias en las políticas educativas que han llevado a cabo los dos grandes partidos, para ambos la educación es un componente fundamental del proyecto de democratización de Venezuela.

La nueva Constitución aprobada en 1960, con la llegada de la nueva democracia, establece que todos los venezolanos tienen el derecho a ser educados y asigna al Estado la responsabilidad de abrir escuelas y servicios educativos para asegurar acceso gratuito a la educación. En 1980, el Congreso aprobó una nueva Ley de Educación que expandió la educación básica de 6 a 9 años.

La llegada de la democracia en 1958 expandió el sistema educativo a todos los niveles. El Cuadro 1 muestra como la tasa anual de crecimiento de la matrícula primaria aumentó de 7% antes de la democracia a más de 20% en los años inmediatamente después del inicio de la democracia. La tasa de crecimiento de la matrícula secundaria también se multiplicó por dos en este período. El crecimiento en la matrícula universitaria pasó de 12% anual en el último año de la dictadura a 60% en el primer año de la democracia. Durante los próximos 30 años, la matrícula combinada de primaria y secundaria creció a un promedio anual de 4% y la educación superior a un promedio anual de 11%.

Si bien la matrícula se ha expandido drásticamente durante los últimos 30 años de experiencia democrática, sin embargo, durante las últimas dos décadas, esta expansión se ha concentrado en la educación superior. Mientras que en 1972, las tasas netas de matrícula en primaria eran 83% y aumentaron a 85% en 1989, la matrícula neta en educación superior aumentó de 11% a 25% en el mismo período.

CUADRO 1

A pesar de las semejanzas en políticas educativas entre los principales partidos, el control de la administración educativa por partidos políticos, y el uso de la administración pública para clientelismo político, ha significado severas discontinuidades de política cada vez que un nuevo gobierno inicia su gestión, y frecuentemente cada vez que un nuevo Ministro, aún dentro de un mismo gobierno, se hace cargo.

Como principal empleador del país, el sector educativo ha sido un predio favorito para el reparto de favores políticos y para el clientelismo. Con frecuencia la competencia y el profesionalismo han tenido un lugar secundario a tener los contactos políticos adecuados para poder participar en la gestión educativa pública.