21 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

Metodología de la investigación cualitativa

La investigación cualitativa se inicia por una serie de inquietudes y preguntas claves que van dando pauta al diseño de dicha investigación. Las preguntas pueden brotar de las mismas inquietudes del investigador o ser tomadas de las inquietudes o planteamientos que ciertos miembros (maestros, directores, estudiantes) tengan al respecto. En la investigación cualitativa, lo primordial es penetrar el sitio de estudio, no como una tábula rasa y, paradójicamente sin los prejuicios anticipados. Se suspenden los criterios que uno lleve consigo, puesto que con el tiempo en el campo se van adquiriendo los significados que los participantes usan en su vida cotidiana. El estudio de campo es el medio por el cual se lleva a cabo la investigación. Existe un balance entre el tiempo en el campo y el sentido del quehacer investigativo.

Los pasos a seguir en la investigación cualitativa varían de una persona a otra, pero en general se consideran lo siguientes:

1. La negociación de la entrada al sitio de la investigación, siendo ésta la más difícil de lograr, ya que debe indicarse claramente la intención del estudio y asegurarse que es factible la investigación totalmente y sin obstáculos o pormenores.

2. La selección del contexto en el cual se llevará a cabo el estudio, (ya sea una escuela, un grupo, un programa, etc.). Esto se determina por algunos criterios previamente definidos tales como el tamaño del estudio, extensión, duración, accesibilidad al sitio, distancias, la unidad de análisis, etc.

3. Los sujetos del estudio pueden ser conocidos a través de informantes claves —aquellas personas que sirven como voces objetivas al reflejar las vivencias de la comunidad bajo estudio— además se seleccionan personas focales —aquellas personas que por una serie de razones, también determinadas con antelación, serán seguidas durante el estudio. Como es imposible observar, por ejemplo a todos los alumnos de una aula o a todos los maestros, la fosilización permite que se intensifiquen las observaciones directamente sobre uno o dos personas de tal manera que puedan ser representativas del grupo mayoritario. Es deseable que se pueda seleccionar sujetos que pasan a ser co-investigadores y a través de su participación, se estudian los registros, vocabulario, y simbolismo que un grupo utiliza. Este tipo de relación es la más común en los años recientes ya que permite no sólo la colaboración en el estudio, sino también un análisis más cercano a los datos tal y como son vistos por sus propios miembros.

4. Se utiliza la observación participativa básicamente en la cual el investigador se actualiza dentro del mismo contexto que estudia. A su vez, se usan las entrevistas formales e informes para recolectar datos. Se crean registros de la información, adaptándose un formato particular que sistematiza la información para poder someterla al proceso de codificación, ya sea manualmente o por medio de un programa de computación tal como Ethnograph, Qualpro, Tap, Hyperqual, etc.

5. La recolección de datos puede ser de cualquier tipo con tal de que sean accesibles, es decir, pueden ser datos recogidos del mismo medio ambiente como son memoranda, notas, oficios, etc. o aquéllos elaborados por el investigador como son los mapas de la ubicación del espacio y el tiempo, mapas de movimiento, taxonomías, categorías y esquemas, matrices, etc.

6. La recolección de datos, denominadas como notas crudas (Watson-Gegeo 1982), se convierten en notas cocidas al ser elaboradas con más detalles al finalizar cada observación dentro del tiempo más cercano. En ellas se incorpora todo tipo de detalles y reflexiones, anotando los comentarios del investigador, así como también la autocrítica donde se desechan los prejuicios personales. Estos comentarios se escriben al margen o en una sección aparte de las propias descripciones y notas de campo.

7. La validez y confiabilidad de dichos datos, se desarrolla al tener varios investigadores observando al mismo tiempo o decidiendo de antemano lo que será la aproximación de confiabilidad en las observaciones llevadas a cabo por dos personas observando el mismo fenómeno. Thomas Good y Jere Brophy (1987, 80) aconsejan que después de observar por unos 20 minutos, por ejemplo ciertos comportamientos en una videocinta y, ya habiendo codificado el número de preguntas académicas que se han hecho, es posible llegar a tener concordancia sobre el número de códigos o de frecuencias que ocurran usando la siguiente fórmula entre dos observadores:
Felipe codifica 16 intercambios académicos
María codifica 10 intercambios académicos
 1 – (A – B) = 1 – (16 – 10) = 1 – ( 6) = 1 – 0.23 = 77%
  _____    ______   ______

A+B    16+10    26  

Esto indicaría que había algo de concordancia, pero Felipe reconoció 16 instantes, mientras que María sólo reconoció 10, sin embargo esto nos indica que hubo únicamente un 77% de concordancia y se podría elevar hasta un 95% si es que la codificación ocurre de la misma manera para todos los aspectos vistos por los dos observadores. Dicha fórmula nos ayuda a computar la concordancia en porcentajes de codificadores.

8. A todas las notas que se han adquirido dentro del campo, se les agrega los comentarios que los observadores hacen aparte, ya que de algunos de estos comentarios o preguntas brotarán las hipótesis de trabajo sacadas de las inferencias que se hagan, la cuales se van refinando de acuerdo a la acumulación y al análisis continuo de datos. Es importante señalar que el investigador, llega a incorporar ciertos aspectos del grupo bajo estudio a través de la reflexión y la reconceptualización y asume en ciertos casos los valores y el lenguaje que ellos poseen o creen importantes. En estos casos, es importante crear distancia con respecto a dichos contextos para retomar con claridad lo que está ocurriendo y para situarlo de acuerdo al contexto y a la situación en la cual ocurre.

Por ejemplo, es posible que el investigador no comprenda algunos ritos sociales dentro de un medio ambiente, como es el caso en Costa Rica de “serruchar el piso, o bajar el piso”. Esto es un proceso de reto verbal, ocasionalmente hecho en público, en el cual una persona pone abajo a otra persona y le hace saber su opinión o criterio. El reto —en estos casos— puede ser enfrentado, ignorado, hablado, etc. por la otra persona, pero lo importante es saber el porqué se lleva a cabo, y con qué fin. ¿Será por razones personales?, ¿por inseguridad? o ¿por la necesidad de crear una situación conflictiva? ¿Sucede más entre adultos que adolescentes? ¿Es más común entre hombres y hombres o mujeres y mujeres? ¿Sólo se lleva a cabo cuando existe una audiencia? ¿Sería nulo este acto al llevarlo a cabo como queja personal con la persona indicada? ¿Llega a escalarse el reto verbal? ¿Cómo se resuelve o llega a establecerse un entendimiento entre las personas involucradas?. Estas son algunas de las preguntas que sirven para establecer proposiciones que demuestran si el “serruchar el piso” es un proceso que establece ciertos parámetros sociales de distanciamiento y estatus o si sirve para otros fines. Lo importante en este caso es entender la manera en que se crean espacios de tipo conflictivo. De hecho, la frecuencia con que se lleva a cabo “el serruchar del piso” llega a crear cierta anticipación entre personas que es de esperar o que es previsible que se realice este rito en ciertos momentos. La documentación del número de casos donde ocurre este fenómeno nos podría dar a conocer las reglas de aceptación de ciertos comportamientos y la negación de ellos por miembros de grupos dentro de varios ámbitos: sociales, académicos, familiares, etc. Sólo de esta manera se comprende lo que son reglas implícitas del comportamiento en momentos dados en la sociedad y la cultura costarricense.

9. Se elaboran proposiciones de comportamientos observados y descritos con la frecuencia que ocurren. Esta frecuencia se cuenta y tabula como porcentajes, asumiendo que su ocurrencia no es singular sino cotidiana. Se agrupan todas las proposiciones ya elaboradas para identificar patrones comunes sacados de todos los casos, de allí se desarrollan matrices mucho más elaboradas para constatar las relaciones existentes entre los patrones, y todas las proposiciones que se sostienen con el pasar del tiempo.

10. Estos patrones se comprueban a través de lo que se denomina la triangulación de datos, es decir integración de datos de diferentes fuentes, señalando donde existe congruencia de información y rebuscando las incongruencias como datos para ser explorados más ampliamente.

11. Por último, se buscan explicaciones acerca del comportamiento observado, ya analizado, viendo hasta que grado se sostienen dichas explicaciones con el tiempo y bajo qué condiciones. Esta integración de análisis y de las explicaciones en conjunto, constituyen los resultados del estudio.

12. Los resultados se dan a conocer a través de trabajos escritos o presentaciones orales. Es sumamente importante que aquéllos que colaboraron en todo el proceso estén incluidos en dicha retroalimentación.