19 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (116) III
Año: 1993

La corriente británica

A pesar que la investigación cualitativa en Gran Bretaña nace con la Escuela de Antropología Británica en los años 20, en un principio es una escuela clásica, de tendencia funcionalista, y de análisis de patrones culturales bien definidos. Dentro de las épocas de los años 20 hasta los 60, se producen algunos de los estudios etnográficos más notables dentro de esta escuela.

Paul Atkinson, Sara Delamont y Martyn Hammersley (1988) nos describen las tradiciones de la investigación cualitativa en Gran Bretaña con el acervo de los años 60 y 70, la expansión de la universidad y el interés en la sociología y la psicología, sobre todo en la interacción simbólica, y la fenomenología dan razón para que se creara una reacción en contra de la psicometría y los estudios funcionalistas que existían.

Señalan que la Universidad de Manchester fue uno de los primeros programas de investigación llevado a las escuelas, combinando así la iniciativa de los departamentos de sociología y antropología. La Universidad de Edimburgo a su vez, produjo una generación de interaccionistas simbólicos como también lo hizo la Universidad Abierta. En Birmingham, el enfoque se dirigió al análisis del discurso, mientras que el Centro de Norwich de las Investigaciones Aplicadas en la Educación exploró nuevas metodologías en la investigación como fueron la reflexión del maestro y el desarrollo de métodos de evaluación. Los grupos de educadores londinenses hicieron del marxismo, de la fenomenología y del interaccionismo, estudios de control social y de currículum (Atkinson, Delamont, y Hammersley 1988).

En Gran Bretaña aseguran Atkinson, Delamont y Hammersley, no se dieron a conocer los enfoques de etnografía holística y cognoscitiva comúnmente elaborados en los Estados Unidos. La interacción simbólica se utilizó en estudios de medicina, de clases laborales, de escuelas elitistas, de ingeniería, de leyes, etc. Es decir, su aplicación fue concretamente dirigida a situaciones en el lugar de trabajo y estudio.

Según Atkinson, Delamont y Hammersley, la Universidad Abierta (The Open University), propagó mucho más a la interacción simbólica en sus estudios de casos, de vidas de maestros, de estrategias de sobrevivencia, etc. Como consecuencia de este enfoque, hubo una gran reflexión sobre los métodos de investigación. A diferencia de la caracterización del maestro en los Estados Unidos, en Gran Bretaña al maestro se le caracterizó como un trabajador, con problemas de ajustes en el trabajo, de diferencias sociales, etc. El aula se presentó como un sitio lleno de conflictos en el cual el maestro compite con el estudiante para controlar y dominar o legitimizar ciertos comportamientos. Los conflictos de las clases sociales y su problemática se dieron a conocer a través de estos estudios. En comparación con la investigación cualitativa de los Estados Unidos que era básicamente descriptiva, en Gran Bretaña, la investigación tiene como propósito el crear conciencia.

Sin embargo, la investigación cualitativa en Gran Bretaña considera Atkinson, Delamont y Hammersley, carece de un análisis acerca de los problemas de sus poblaciones étnicas y del uso de diferentes lenguas de dichos grupos, como también estudios de escuela rurales. Hay pocos estudios sobre los hindúes, los marroquíes, los caribeños, los negros y los estudiantes o maestros de escuelas rurales. Lo más próximo a este tipo de estudio ha sido el énfasis sobre la educación anti-racista, la cual se considera más dentro de una corriente de educación multicultural y por lo tanto, instruccional. El énfasis, que sí ha existido, ha sido más bien en señalar las diferencias entre castas sociales.

A fines del los años 70, la etnografía de Paul Willis (1977), nos introduce al concepto de resistencia, como una forma de crear contra-cultura. Nos demuestra a través de su estudio que a pesar de que los estudiantes resisten al sistema escolar abiertamente, creando una contra-cultura propia, terminan siguiendo los mensajes implícitos de dominación en el trabajo que llevan a cabo fuera de la escuela, por lo tanto, también siendo controlados por el sistema educativo.

La evaluación curricular también surge como un modelo propiamente británico señalan Atkinson, Delamont y Hammersley. Se fundamenta en la evaluación denominada, “iluminativa” que surge a consecuencia del rechazo de la evaluación de Ralph Tyler cuyas ideas han dominado desde los años 60. El grupo de CARE, de la Universidad de East Anglia, desarrolla la “evaluación democrática” basada en las ideas que el evaluador podría convertirse en un facilitador del conocimiento, a través de la práctica del maestro. Es decir, el evaluador podría ayudar al maestro a obtener las metas y los objetivos que ha elaborado por sí mismo.

Durante la década de los 80, la sociolingüística impera dentro de la investigación cualitativa en Gran Bretaña. El énfasis sobre el análisis del discurso hace que se desarrollen estudios sistemáticos del lenguaje. La etnometodología toma vigor y la transcripción de conversaciones y el análisis de turnos al hablar son reconocidos como importantes contribuciones a las teorías del lenguaje. Psiquiatras y psicólogos contribuyen mucho a esta corriente con el estudio de casos clínicos y la relación entre el doctor y el paciente. Esto lleva a que se estudie con profundidad el lenguaje del niño.1 A su vez, conlleva a que se elaboren las explicaciones que nos da Basil Bernstein (1971) sobre los códigos elaborados, aquellas formas de hablar sólo utilizadas por los que tienen acceso a ciertos conocimientos académicos, y los códigos restringidos, aquellas formas de hablar que carecen de una base estructural y lingüística y, por lo tanto, son limitantes.

Además, desde los años 70 y 80 hasta el presente, la influencia neo-Marxista del Instituto de Educación de Londres ha sido palpable en el trabajo de Michael Young (1971), Knowledge and Control (El Conocimiento y el Control) y en el trabajo de Rachel Sharp y Anthony Green (1975) en el cual describen las relaciones sociales de los niños en las escuelas y el sistema estructural que previene a que los maestros realicen ideologías progresistas. La escuela radical se crea dándole pauta al concepto de una sociedad nueva, reconstruida después de ser desconstruida.

Las influencias feministas en la corriente británica son sentidas más que las ciencias sociales e inspiran el desarrollo de una serie de etnografías. Son aparentes de acuerdo con Atkinson, Delamont y Hammersley dos tendencias: 1) la investigación cualitativa es mejor realizada por las mujeres que por los hombres, siendo esto en parte, por la misma socialización que reciben como buenos oyentes y como mujeres empáticas a la realidad; y 2) la investigación cuantitativa por ser considerada neutra, sin ningún tipo de valoración, llega a ser parte de la dominación del patriarcado y debe de ser resistida por las mujeres y los investigadores dentro del mismo proceso de la investigación. A pesar que estas dos tendencias no han sido abiertamente recibidas dentro y fuera de la investigación, sin embargo fomentan un gran interés en los estudios de niñas y mujeres, dentro de los cuales se escuchan voces muchas veces silenciadas. El estudio de las relaciones entre los sexos abre campo, llevando consigo un cuestionamiento más abierto sobre los roles de las mujeres y los hombres.

En síntesis, la investigación cualitativa dentro de la Gran Bretaña está marcada por un ímpetu social, económico y cultural. En contraste con la investigación norteamericana, es una investigación concretamente preocupada por cuestiones de clase social, de roles de sexo femenino y masculino, de situaciones y reflexiones hechas por los mismos participantes. Esta investigación está estrechamente vinculada a la comprensión del conocimiento y el proceso de investigación en sí. Los aportes de la investigación cualitativa en Gran Bretaña han sido esencialmente metodológicos y teóricos, siendo las teorías neo-marxistas, feministas y del lenguaje, las más significativas.