23 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (115) II
Año: 1993

4. CINDA. Administración universitaria en América Latina. Una perspectiva estratégica. Santiago de Chile: Centro Interamericano de Desarrollo (CINDA)/OEA, 1992, 295 p., tablas, notas, cuadros, bibliografía, índice.

Este libro tiene el propósito de presentar, al medio universitario latinoamericano, los principales conceptos actuales sobre gestión, planificación y control en la universidad. Ello contribuye a una mejor comprensión de la temática y posibilita un lenguaje común que facilita el intercambio de experiencias entre diversas instituciones y países. La visión de conjunto muestra que el libro se ha organizado en dos partes. La primera de ellas, sobre gestión universitaria, fue realizada por Erika Himmel y Sergio Maltesy, quienes exponen los principales métodos modernos sobre el tema y explican aspectos conceptuales básicos y su adaptación a casos determinados, para su eventual aplicación a situaciones propias de cada universidad. En la segunda parte se presentan y analizan estudios de casos correspondientes a universidades de la Región, los que fueron presentados en seminarios organizados por CINDA sobre el tema. La preparación de esta segunda parte, así como la edición general del libro estuvo a cargo de Hernán Ayarza.

En esta primera parte se exploran los conceptos de gestión, planificación, sistemas de control, gestión de recursos humanos y estructura organizacional, como aspectos esenciales, con el fin de lograr un lenguaje compartido que permita su aplicación a cualquier universidad latinoamericana. Como en todo texto sobre temas de administración, se requiere una toma de posición o un compromiso con algún marco de referencia conceptual que dé sentido a la definición de los temas que se aborden. En este caso, se ha partido del supuesto de que los principios que se han desarrollado, principalmente en las dos últimas décadas, sobre la gestión estratégica de empresas, pueden resultar un referente adecuado para la aplicación a las corporaciones universitarias en la Región.

La segunda parte le corresponde al estudio de nueve casos seleccionados de entre los presentados en los seminarios que CINDA ha organizado sobre el tema durante los últimos años. Estas experiencias, correspondientes a diversas universidades de la Región, complementan el contenido de carácter más conceptual y teórico de la primera parte. Ellas confirman que uno de los desafíos más importantes que enfrenta la universidad en América Latina y el Caribe es el que se refiere a su administración. Esta incluye tanto su gestión institucional propiamente tal, como la de sus funciones académicas explícitas y tradicionales —docencia, investigación y extensión— y la de otras funciones implícitas, que en mayor o menor grado cumplen hoy las universidades.

El crecimiento y la diversificación de las instituciones universitarias han puesto en evidencia una serie de problemas de diferente carácter que complican su administración, muchos de los cuales destacan los trabajos que se consideran más adelante. Por otra parte, la importancia de la función social de la universidad, el gran número de personas que la integran con diferentes grados de intereses, participación y responsabilidad en su gestión; lo complejo y costoso de su infraestructura y equipamiento, y lo cuantioso de los recursos que exige su funcionamiento, ponen de manifiesto que la gestión universitaria, en toda su globalidad, constituye una importante función universitaria, fundamental para su adecuado y eficiente desarrollo. Esto se ha hecho más evidente en las últimas décadas, por el reconocimiento social de la importancia que tienen los resultados del quehacer académico, no sólo desde un punto de vista cultural, sino de modo muy fundamental por su incidencia en el desarrollo social y en el crecimiento económico de los países. De aquí que destaque en forma creciente la importancia de la adecuada gestión universitaria, existiendo fuertes críticas en relación con ella, por estimarse que sus resultados no corresponden a las expectativas y recursos que la sociedad pone en la universidad.

CINDA ha llevado a cabo durante los últimos años una serie de actividades de estudio e intercambio de experiencias, con el propósito de contribuir al mejor conocimiento de las de la gestión y administración universitarias, y de los principales factores que inciden en su situación actual, con el fin de proponer algunos cursos de acción que permitan mejorarla. Entre estas actividades destacan tres Seminarios Técnicos Internacionales (Costa Rica en 1988, Colombia en 1989 y Chile en 1990), en que se presentó un número importante de estudios y trabajos de los cuales se han seleccionado los que se incluyen en este libro. La selección se hizo considerando aquellos más pertinentes e ilustrativos, correspondientes a diferentes modelos de universidades en distintos países.

Esta presentación se inicia con un resumen comentado de los trabajos seleccionados y se puede apreciar que sus autores coinciden en destacar la incidencia que tienen en la gestión universitaria ciertos factores y características, muy propios de su estructura institucional, que la diferencian en forma sustancial de otro tipo de organizaciones. Varios de los trabajos coinciden en la importancia que tiene la administración universitaria, no sólo como campo de actividad de gestión, sino también como campo de investigación y capacitación. Sus autores hacen notar que la teoría y la ciencia de la administración están orientadas, fundamentalmente, al manejo de instituciones diferentes de la universidad, particularmente las que corresponden al sector productivo. La universidad, por sus particulares características como institución social y por la incidencia que ellas tienen en su administración, requiere disponer de teorías y modelos conceptuales propios para lograr una gestión más adecuada y eficiente. Una de las características que destacan es el número, diversidad y calidad de los componentes de la comunidad universitaria, presentando sus estamentos (académicos, estudiantes, funcionarios profesionales, y personal administrativo) bastante heterogeneidad. Por otra parte, tanto los académicos como los estudiantes tienen un importante grado de autonomía en relación con sus programas de estudios y áreas de investigación y docencia, respectivamente. Gozan, además, de distintos grados de participación e influencia en la elección de las autoridades unipersonales y de los miembros de los consejos colegiados.

Algunos trabajos destacan la gran dispersión del poder que se aprecia en las instituciones universitarias, no siendo fácil definir ni distinguir una jerarquía de autoridad piramidal, de la cúspide a la base. Esto se hace notar en varios de ellos, que destacan la existencia de diferentes niveles o núcleos de autoridad, con distintos ámbitos, responsabilidades e intereses. En esta perspectiva distinguen las autoridades unipersonales superiores (Rectores y Vicerrectores), las autoridades colegiadas (Consejos Superior y Académico), y las autoridades a cargo de las unidades que ejecutan las funciones universitarias propiamente tales (Decanos y Directores). Por otra parte, es posible también identificar liderazgos, que en alguna forma influyen en la gestión institucional, ya que ejercen cierta autoridad informal, derivada unas veces del prestigio y calidad académicos y otras de posiciones políticas de carácter gremial. La gestión, planificación de objetivos y políticas institucionales, están generalmente centralizados en la Rectoría, Consejos Superiores y Direcciones de Planificación. La organización, programación y control de procesos operativos corresponden a las vicerrectorías, y los niveles de ejecución recaen en las Facultades, Departamentos, Centros, Programas, etc. Uno de los factores más incidentes en la orientación de éxito de los planes de desarrollo integral de una universidad es su cultura institucional y la participación activa y permanente de sus miembros en el proceso. Dicha cultura está constituida, esencialmente, por el conjunto de supuestos básicos, creencias, tradiciones y valores compartidos por los miembros de la comunidad, aunque muchas veces los individuos, o su mayoría, no tengan conciencia de ello, dándolos por hechos en relación con el funcionamiento de la institución y su entorno. De varios trabajos se desprende que la falta de comunicación y participación de los miembros en el proceso de planificación ha significado una falta de percepción más amplia de los problemas y de una actitud positiva de apoyo a la innovación y de compromiso de la comunidad con los cambios. Otro factor que es importante mencionar es el que se refiere a la forma como se practica la democracia en la universidad. En una de las contribuciones se hace notar que existe un desfase entre el discurso democrático y la acción en la universidad. Además ella se aborda, a nivel institucional, según los mismos patrones usuales en la sociedad civil, lo que tiene un efecto distorsionante para la comunidad y vida universitarias.

Luisa Margarita Schweizer