20 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: La Educación
Número: (115) II
Año: 1993

15. Juan Javier PESCADOR. De bautizados a fieles difuntos. Familia y mentalidades en una parroquia urbana: Santa Catarina de México, 1568-1820. México: El Colegio de México, 1992, 400 p., tablas, cuadros, mapas, ilustraciones, bibliografía, índice.

Las parroquias mexicanas constituyen un vasto y dilatado universo de información aún no explorado, sobre innumerables temas y problemas que atañen a las poblaciones que nos antecedieron y a la historia de México. Esta riquísima veta se compone de más de 1.100 parroquias con información sobre nuestro pasado colonial e independiente. Los archivos parroquiales son una de las fuentes más valiosas con que cuenta la historia de la población para identificar la evolución demográfica de los conjuntos humanos que nos antecedieron. En el caso de la capital del reino, se conservan los registros parroquiales desde el siglo XVI para la mayoría de las parroquias existentes. Los primeros registros para la ciudad de México dan inicio en 1536-1537 en la parroquia de La Asunción Sagrario. Para la historia de la población y la demografía histórica los registros parroquiales son de vital importancia para el conocimiento de factores poblacionales como la fecundidad, la mortalidad, la nupcialidad y la migración. En el caso de las áreas urbanas, la demografía histórica ha avanzado de manera más lenta y cautelosa.

Este ensayo pretende explotar el potencial de estos cuerpos documentales con vistas a conocer la importancia de la dimensión parroquial en la vida cotidiana de la época colonial. Busca además indagar en la experiencia cristiana en una parroquia urbana de la América española, intentando descubrir los contenidos de la fe vivida. Por otra parte, la utilidad de los registros de bautizos, matrimonios y sepulturas no se agota con la obtención de series de tiempo para provecho exclusivo de la demografía histórica, sino que además constituyen una fuente cualitativa de los comportamientos y actitudes de párrocos y parroquianos. A menudo se olvida que este tipo de fuentes no se ciñe a una homogeneidad estadística y que las variantes en la captación de información no son simplemente “errores”, sino procedimientos resultantes de concepciones colectivas frente a determinados hechos y costumbres sociales. Los registros parroquiales funcionan también ocasionalmente como pequeñas crónicas de los sucesos notables que vive la localidad: la visita del obispo, el flagelo de una peste, una disputa jurisdiccional, el entierro de un desconocido, los funerales de un vecino notable, las procesiones y rogativas, etcétera.

El capítulo I se aboca a conocer la importancia de la dimensión parroquial como rectora de la vida cotidiana en la época, así como también a explorar las diversas y múltiples facultades que de hecho y de derecho tenía en este caso la parroquia de Santa Catarina Virgen y Mártir, de la ciudad de México, considerando las transformaciones de esta presencia parroquial a lo largo del tiempo, desde su erección en 1568 hasta mediados del siglo XIX. El capítulo II, sobre las estructuras demográficas, tiene como meta dar a conocer los componentes de la dinámica demográfica urbana y la evolución de las tendencias seculares de la población, teniendo casi siempre en cuenta los niveles y tendencias detectados en áreas rurales, a fin de poder establecer una comparación con la ciudad y con vistas a encontrar el perfil demográfico específico de este espacio urbano. También busca conocer las pautas determinantes de los movimientos estacionales de bautizos, concepciones, matrimonios y entierros, incorporando factores tanto de orden religioso como de orden económico y epidemiológico. El capítulo III, sobre las estructuras sociodemográficas pretende conocer los patrones de nupcialidad vigentes para la ciudad de México y la proporción de hijos ilegítimos en la capital a lo largo del tiempo. Aborda en primer término las características principales del mercado matrimonial de la ciudad, esto es, sus componentes étnicos demográficos, espaciales y sociales, entre otros. El capítulo IV, sobre las estructuras sociales, pretende conocer las condiciones de alojamiento y residencia de las unidades domésticas del curato a fines del siglo XVII y cien años después. Conocer también las transformaciones sociales operadas en dichas unidades familiares y las causas que las propiciaron, así como la dinámica de los hogares a lo largo del tiempo y la estructura habitacional de la parroquia. El capítulo V, sobre las estructuras mentales, tiene como propósito recrear la vida religiosa popular de la feligresía. Conocer los determinantes de la elección onomástica en la parroquia a través del tiempo, así como la importancia del bautizo en cuanto primer acto social de un individuo y abordar las reacciones colectivas frente a los embates de la mortalidad y profundiza en el concepto de “guerra de Dios”. Igualmente pretende dar una visión en el tiempo de las fases que recorrieron las creencias religiosas para pasar de la piedad popular tridentina austera a la piedad popular barroca y se trata de perfilar los alcances y logros de la cristanización. En el epílogo, se enuncian algunos pasos y etapas en la desintegración del Antiguo Régimen, se describe la pérdida de funciones, significado y sentido de la vida parroquial, y se mencionan las debilidades estructurales del sistema demográfico urbano de Santa Catarina, a fin de explicar la crisis generacional que permitió tal desmantelamiento, para mencionar por último algunos aspectos y episodios de la fracasada lucha parroquial por recuperar el control de los cementerios.

Patricia Schraer