22 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (115) II
Año: 1993

Reducción de la vulnerabilidad de escuelas y bibliotecas de Guayaquil


En el Cuadro No. 5, se propone un plan para la reducción de la vulnerabilidad de escuelas y bibliotecas sobre las bases de la metodología descripta en el Cuadro No. 4, y del reconocimiento realizado a varias escuelas de la ciudad.

Dado que es necesario conocer otros indicadores arquitectónicos, educacionales, etc., para futuras aplicaciones (como la cuantificación del riesgo sísmico y la formulación de un plan de emergencia post-desastre) se introduce una etapa adicional de Microzonificación Urbana. En ausencia de estos estudios la información relevante podría obtenerse en los departamentos técnicos de educación pública.

Se considera que las medidas de mitigación no estructurales son de más fácil aplicación que las estructurales, se recomendarían en casos específicos, como en el caso de la Escuela Vera Rojas o como en otros casos citados como ejemplos:

1. El Colegio Speedwriting funciona en un edificio de doce pisos. Por el potencial riesgo de resonancia y uso indebido de la estructura (edificio de oficinas que no dispone de medidas de seguridad y de rápida evacuación), esta escuela secundaria debería trasladarse a otro lugar.

2. El Centro Artesanal Marina funciona en una vivienda de uso residencial. En la estructura se aprecian daños estructurales: asentamiento de columnas y agrietamiento de paredes de mampostería ocasionados por estar sometida a una condición de carga, para la cual no está diseñada.

La recomendación de un conjunto de medidas estructurales aplicables al área del casco comercial de Guayaquil se dan a continuación:

1. La altura permitida para edificaciones escolares debe normarse. Edificios de cinco o más pisos son mucho más vulnerables y poseen inapropiadas medidas de evacuación, etc. Un 10.3% de los edificios están en este grupo (Fig. 2).

2. Severo control y expedición de las normas necesarias para impedir el uso indebido de los edificios, y procurar excelente calidad de los materiales.

3. Reparación o demolición de estructuras muy vetustas y reubicación de los planteles afectados.