25 de Junio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

25. Francisco ZAPATA, Atacama. Desierto de la discordia. Minería y política internacional en Bolivia, Chile y Perú. México: El Colegio de México, 1992, 178 p., tablas, notas, bibliografía, índice.

El desierto de Atacama, páramo que esconde riquezas mineras incalculables, situado en las fronteras entre Perú, Chile y Bolivia, es el punto de partida de este libro. En la geografía de América Latina este espacio fue escenario de una guerra llamada “del Pacífico”, que enfrentó a esos tres países y que fue premonitoria de otros conflictos bélicos que tendrían que ver con los recursos minerales, indispensables para la expansión industrial. Durante los pasados cien años la tensión resuelta en esa guerra no ha dejado de estar presente en los antagonismos que oponen a Bolivia con Chile respecto a la mediterraneidad del primero y que involucran también a Perú, dado el contenido de los tratados firmados en esa época. Riquezas minerales, mediterraneidad, fuerzas armadas son algunos de los conceptos que animan la reflexión presentada por el autor, inquieto y curioso por el tema de las interrelaciones de esos tres países que, hoy, en el momento de la distensión y la interdependencia, encuentran motivos para desenterrar viejos antagonismos, y que trata de pensar un conflicto histórico a la luz de las circunstancias presentes, centrales para el desarrollo de los tres países, identificados todos con el lugar que ocupará la minería en ese proceso.

Habitante fugaz del desierto y partícipe de lo que ocurrió en la mina de cobre de Chuquicamata (Chile) entre 1971 y 1973, en donde muchos bolivianos encontraron empleo, Zapata pudo palpar esa animosidad y formularse muchas preguntas que tardaron más de una década en ser contestadas. Señala el autor, de nacionalidad chilena, que el preguntarse acerca de su relación con Bolivia y Perú, teniendo el trasfondo de la Guerra del Pacífico y ello en medio de las planicies y cerros de la pampa, era un ejercicio necesario. Su realización práctica tardó hasta que el Programa de Política Internacional de El Colegio de México le dio la oportunidad de visitar los tres países y completar su conocimiento de las minas del desierto y de la cordillera. Fue a partir de esa oportunidad, que se plasmó en sucesivos viajes en el período 1987-1989, cuando pudo conocer el territorio y a muchos investigadores que, en cada país, se dedican a recoger, procesar y analizar lo que ocurre tanto en las minas como en el sistema político, tan ligado a los vaivenes de precios de los metales en el mercado internacional. Esos contactos permitieron al autor suplir su carácter de no especializado en relaciones internacionales y de aventurarse en el análisis de cuestiones que, hasta ese momento, conocía sólo marginalmente.

En Bolivia tuvo oportunidad, gracias a colegas locales, de comprender la importancia de la minería y de los mineros en la historia del país andino, así como el efecto que el decreto 21060 de 1985 tuvo sobre el contexto político boliviano, al igual que viajar a las minas de Huanuni y Siglo XX-Catavi, en donde pudo conversar con los mineros y enterarse mejor de su historia, hasta ese entonces conocida sólo a través de documentos. Igualmente pudo conocer el telón de fondo sobre el cual leer las relaciones con Chile y los chilenos, muy útil para establecer una distancia indispensable entre la nacionalidad del autor y el objeto de estudio. En Perú estudió sobre los mineros, sobre la. tecnocracia a cargo del sector minero y de las connotaciones dramáticas que todavia tiene para los peruanos la ocupación de su país por Chile. También se ilustró sobre las percepciones existentes en su país acerca de la ocupación del ejército chileno, que dejó negativas huellas de su paso por Lima. En Chile, en donde por razones obvias le fue más fácil encontrar datos sobre estudios del cobre y de la minería, sobre el sentido de la acción de los mineros del cobre, y acerca de las nuevas formas de administración de la fuerza de trabajo en las empresas vinculadas con la mineria del cobre.

En suma, este trabajo, a la vez que busca proporcionar una visión de lo que ha sido la política internacional de estos tres países en el contexto de la crisis del mercado de los minerales, es también una contribución para actualizar una serie de informaciones recogidas en el trabajo de terreno realizado en cada uno de los países. La lectura de esta cuidadosa y seria investigación evidencia, una vez más, que si esta región dejara de ser centro de conflictos podría transformarse en núcleo de proyectos de desarrollo basados en la industria minera, en ámbito de intercambio comercial entre los tres países, y quizás dar lugar a la construcción de un espacio económico en el que dejaran de prevalecer las tensiones geopolíticas, contribuyendo positivamente a que se abran posibilidades de colaboración entre Bolivia, Chile y Perú.