22 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

22. María Inés SOLAR R. Creatividad y docencia universitaria. Santiago de Chile: Centro Interamericano de Desarrollo (CINDA)/OEA, 1992, 97 p., tablas, bibliografía, índice.

Conceptualizar la función docente universitaria basada en la inducción de la capacidad creativa es en la actualidad un desafío e imperativo cultural de primer orden. La complejidad de los procesos que a diario enfrentan las instituciones educativas ya no pueden ser abordados con estrategias mecánicas, rutinarias y conformistas, porque educar es prepararse para el mañana, con cuanto ha de venir y es, por definición, una tarea prospectiva y futurizante. Corresponde a la universidad ofrecer ambientes estimulantes, que permitan forjar personas resolutivas, configuradoras, seguras ante lo desconocido. Hay que crear el clima y el espacio para acentuar los elementos expresivos, las actividades prospectivas y la audacia ante lo nuevo, que es lo que la vida forzará en poner en juego. Más que conocimientos acabados, definitivos, hábitos y destrezas que se memorizan, lo que está pidiendo la vida, lo que nos exige día a día, son respuestas personales activas. Se necesita la capacidad de definir con precisión los problemas, de disponer de métodos múltiples para abordarlos; favorecer procesos de pensamiento flexibles e integradores, de una mayor apertura y audacia ante lo desconocido. El desarrollo y expresión de la creatividad requiere de ambientes diversificados, de múltiples posibilidades de acción, además de relaciones interpersonales flexibles y no autoritarias.

El manual que nos ocupa consta de tres partes, las que incluyen ocho capítulos y cada uno de ellos aborda aspectos de la creatividad que permiten comprender el amplio contexto que abarca su estudio. La creatividad es un fenómeno de la cultura, es la capacidad que tienen todos los individuos para enfrentar los desafíos y problemas, con una disposición afectiva específica. La Primera Parte aborda aspectos conceptuales. El capítulo primero aborda. la naturaleza de la creatividad, las formas en que puede ser considerada. Es posible centrar la atención en los productos o creaciones, o bien en los procesos que conducen a la creación, o se puede estudiar la personalidad creadora como un fenómeno. Diversas teorías intentan dar base al hecho mismo de la creatividad y a sus procesos. Este aspecto es materia del capítulo segundo, en que se destacan las teorías psicoanálitica, perceptual, humanista, factorial y la neuropsicofisiología. El capítulo tercero alude a los factores determinantes de la creatividad, tales como factores cognoscitivos, afectivos y ambientales que pueden facilitar o interferir en su desarrollo. La identificación de rasgos que caracterizan a las personas creadoras es materia del capítulo cuarto, titulado indicadores de la creatividad.

La Segunda Parte incluye técnicas de aplicación y comprende los capítulos V a VII. Es factible poner en práctica la enseñanza creativa. La investigación de tácnicas que pueden ser aplicadas en distintas materias se presenta en el capítulo quinto. Las propuestas para incorporar objetivos que incentiven la creatividad se aborda en el capítulo sexto. Las taxonomías propuestas dan cabida al pensamiento divergente y atienden más a las operaciones productivas y creadoras. La diversidad de áreas en que se da la creatividad se destaca en el capítulo séptimo. La Tercera Parte alude a modalidades de evaluación de la creatividad, por ser éste un aspecto que ha motivado numerosas investigaciones en los ú1timos años. El capítulo octavo incorpora los avances en este campo. Para contribuir a clarificar los aspectos que están relacionados con el ámbito de estudio del pensamiento creativo, la autora deja abierta la inclusión de nuevas inquietudes, elementos o variables que surjan de la reflexión o el debate que puedan generar las ideas aquí expuestas. Es por esto que se incluye Como anexo un “Cuestionario de Opinión”, dejando abierto un puente de comunicación entre la autora y el lector.

Luisa Margarita Schweizer