22 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

20. Ernesto SCHIEFELBEIN. En busca de la escuela del siglo XXI. Santiago de Chile: Corporación de Promoción Universitaria/OREALC, 1992, 150 p., tablas, notas, ilustraciones, bibliografía, índice.

La aparición de este libro con “Dos Experiencias de autoaprendizaje en la educación primaria regular” es oportuna, pues justamente las pruebas del Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE) han revelado que grandes sectores de la educación chilena están logrando rendimientos académicos demasiado bajos. Los maestros del país podrán encontrar en estas dos experiencias algunos aspectos que los lleven a ensayar maneras renovadas de enseñar que utilicen el conocimiento previo de los mismos alumnos, que estimulen la discusión y el análisis en pequeños grupos, que entreguen por escrito la información rutinaria (texto o módulos) y que permita aprender de acuerdo a los diferentes ritmos o capacidades de cada uno de los alumnos. También es un oportuno aporte para los directores y maestros que se interesen en innovar. El Ministerio de Educación de Chile ha puesto en marcha el programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación (MECE) que entregará fondos a las escuelas que deseen llevar a cabo innovaciones. Las escuelas podrán presentar sus programas de renovación de las modalidades de enseñanza y una de cada cinco o seis escuelas quedará seleccionada entre las que recibirán apoyo financiero para poner en práctica esos programas. No hay límites para las características de la innovación propuesta, salvo las implícitas en la opinión de los especialistas que evalúen las propuestas.

La primera experiencia corresponde a la Escuela Nueva de Colombia, que es una de las innovaciones que ha llamado la atención de los especialistas en los últimos años. Esta experiencia pone énfasis en la comunicación verbal y escrita; en la utilización de la realidad local para generar experiencias de aprendizaje y en su comparación sistemática con los correspondientes elementos de la cultura nacional; en instancias de discusión en pequeños grupos de trabajo y en un rol más profesional del maestro al usar módulos de autoaprendizaje para comunicar las instrucciones rutinarias a través de las cuales se generan las experiencias de aprendizaje. La segunda experiencia describe el proceso que permitió a un grupo de maestros chilenos desarrollar con éxito clases en las que los alumnos utilizaron módulos de autoaprendizaje. La experiencia desarrollada en 15 cursos de dos escuelas de Conchalí muestra el mayor valor profesional de las actividades de los profesores que se genera cuando dedican su tiempo a actividades substantivas en vez de utilizar la mayor parte de su tiempo en la entrega de instrucciones rutinarias. Al incluir dos ejemplos de módulos de autoaprendizaje (en tamaño reducido al 60% para que coincida con el tamaño de la página de este libro) se facilita el entender las características específicas de estos materiales y la manera en que han sido usados en las dos escuelas de Conchalí.

Los procesos de transformación educativa se orientan cada vez más claramente hacia estrategias basadas en proyectos por establecimientos. Desde este punto de vista difundir los resultados de innovaciones apunta a fortalecer la capacidad local de innovar y, de ninguna manera, a estimular la simple copia de esos modelos. Estar informado de lo que otros hacen y observar directamente las innovaciones exitosas constituye una forma muy efectiva de mejorar la calidad de la educación. En este sentido, estas dos experiencias muestran la potencialidad que tiene la cooperación técnica internacional.