20 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

19. Enrique SARAVIA. Los sistemas de educación superior en los países del MERCOSUR: Elementos fundamentales y bases para su integración. Washington D.C.: INTERAMER/OEA, 1992, 70 p., tablas, notas, bibliografía, índice.

Uno de los grandes desafíos de este fin de siglo reside en la integración de las unidades nacionales en entidades mayores, de carácter supranacional. Los procesos objetivos en las esferas económica y social están diluyendo las fronteras entre los países. Los mercados se amplían, se multiplican las interacciones entre las personas y los grupos, se tornan densos los flujos migratorios y se universalizan comportamientos y valores. En uno de los, posibles horizontes quo podemos vislumbrar, las nuevas colectividades pueden desempeñar tantas funciones como los propios estados nacionales. Pueden, tal vez, colocarse en el lugar de ellos. No se trata, sin embargo, de determinismos que lleven inexorablemente a un estadio final de antemano cognoscible. Como se ha mostrado en la historia reciente, el movimiento de integración no es lineal e irreversible. Como cualquier cambio, la formación de las nuevas comunidades supranacionales implica una carga para muchos grupos de la sociedad y, particularmente ahora, en la fase recesiva, suscita reacciones y actitudes defensivas, que revalorizan identidades primordiales y reinician viejos puntos de conflicto. Por eso la integración pasa a depender, también, de deliberaciones y acciones políticas consecuentes.

Una de las áreas en que tales esfuerzos están imponiéndose es la de los sistemas educativos, en particular por el papel de estos en la formación de los llamados recursos humanos. La ampliación de los mercados y la integración implican un desplazamiento de mano de obra, inclusive la más calificada, portadora de experiencia y de diplomas de nivel superior. Los nacionales de un país pueden trasladarse a otro para formación o especialización y pueden hasta buscar trabajo en un tercer país de la misma comunidad supranacional. Los técnicos y los profesores ya no se sentirán más circunscritos al mereado de trabajo local. Al contrario, adquirirán notable movilidad entre empresas e instituciones de enseñanza esparcidas en un vasto territorio. Pero un problema que surge de inmediato es el de la heterogeneidad de formaciones, de currículos académicos, de exigencias de las calificaciones para el ejercicio profesional, las que pueden variar mucho de un país a otro. Así como dentro de los sistemas nacionales gradualmente se imponen regulaciones públicas —estatales o no estatales— que imprimen un mínimo de uniformidad a los contenidos de las formaciones ofrecidas, sobre todo en algunos campos profesionales, así también entre los países se va haciendo necesario un mínimo de normas comunes. El problema puede no tener una solución simple, en la medida en que factores tales como “reserva de mercado”, para los nacionales, pasen a operar abierta o encubiertamente. Pero para llegar a un desenlace favorable, el primer paso es el establecimiento de las equivalencias de currículos y diplomas, y procesos mutuos de revalidación de estos, lo que en la práctica exigirá la presencia de instituciones y mecanismos concebidos en común por los países involucrados y una generación de confianza recíproca.

La comunidad europea ya se adelantó en ese sentido. Es lo que muestra, entre otros puntos dignos de atención, la presente monografía pionera, elaborada por el Profesor Enrique Saravia, de la Fundación Getúlio Vargas (Rio de Janeiro, Brasil). Con su conocida experiencia en los estudios comparativos —dedicados sobre todo al campo de la Administración Pública— Saravia se vuelca aquí hacia los sistemas de formación superior en los países del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). En un cuidadoso estudio censal, cubre el amplio universo de los tipos de instituciones que se dedican a la educación superior en los cuatro países; describe los títulos académicos conferidos; menciona los cursos y su duración; discute las formas de ingreso de los alumnos en los establecimientos; trata de la calificación del cuerpo docente y focaliza las diversas normas reguladoras de la enseñanza superior. Finalmente, procede a un breve examen de la experiencia europea de integración de los sistemas educativos. El trabajo es enriquecido por anexos, con las legislaciones argentina, brasileña y paraguaya. Con este bosquejo, Saravia nos proporciona valiosa ayuda en la previsión anticipada del terreno que falta por recorrer a estos países en el desarrollo y empleo de los recursos humanos, en el contexto de la integración supranacional. El texto no permite ilusiones. La tarea al frente es ardua, pues los propios sistemas educativos nacionales se presentan fragmentados en sus segmentos universitario y no universitario, público y privado, de formación corta o larga, generando, aun en el ámbito de cada país, perfiles de egresos de calidad dispar. La monografía del Profesor Saravia revela una faceta de la realidad cuyos aspectos problemáticos es preciso enfrentar, para que la aspiración de la mayor integración, en la región del MERCOSUR, se torne concreta en el futuro próximo.

Antônio Octávio Cintra