16 de Octubre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

16. Blanca NUÑEZ. El niño sordo y su familia. Aportes desde la psicología clínica. Buenos Aires: Troquel, 1991, 105 p., notas, bibliografía, índice.

La autora relata que comenzó a esbozar este libro en 1968 cuando recogió los primeros observables clínicos, en el trabajo llevado a cabo con niños sordos y sus familias de la escuela que funcionaba en el Instituto de Rehabilitación José Ingenieros. Posteriormente, fue sumando más datos a partir del trabajo realizado en el Hospital de Rehabilitación Manuel Rocca y en el Servicio de Psicopatología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, y con niños provenientes de otras escuelas, así como con otros que concurren a establecimientos para normo- oyentes y realizan su rehabilitación en forma privada. Para los efectos de este libro seleccionó sólo los casos de niños que presentan una deficiencia auditiva profunda, congénita o adquirida muy precozmente. Todos ellos son educados por el método oral, están oralizados o en vías de oralización. En cada capítulo, desde el primero, que marca la característica de crisis emocional que abarca a toda la familia frente al diagnóstico, hasta aquellos en que la autora fundamenta el sentido que tiene la trama en la función del armado y estructura de la identidad del niño, desde el subrayado de la singularidad reactiva de cada familia hasta llegar al riquísimo capítulo sobre el juego y su importancia en el niño sordo, la autora va modelando un preciso y rico, abordaje que permite finalmente transformar una discapacidad en una propuesta de salud que sostiene a padres-hijos-niño sordo. Frente a la sordera que sepulta a un niño y deja solamente al sordo, Blanca Núñez hace emerger un niño que tiene sordera. Otro acierto, a mi criterio, son las consideraciones acerca de las vicisitudes del vínculo entre el niño, su familia y el equipo; incluida la referencia a aquel equipo que opera desde una institución. Coronando el estudio, la presentación y el análisis del caso clínico permiten al lector un ejercicio de integración de todo lo expuesto.

Blanca Núñez es licenciada en Psicología, lo que no importa en sí mismo, sino porque fue la herramienta exacta para desplegar la tarea en profundidad y llegar allí, donde la sutileza humana permite el encuentro verdadero entre los seres. Se podría decir que la autora representa el logo de condiciones que su medio ha provisto, condiciones de información y formación, y esto es cierto. Pero también es necesario decir que el trabajo está alentado fundamentalmente por el deseo de prestar un servicio. Tal servicio no está hecho, como lo demuestra su libro, para oropelar a un profesional; está hecho para transformar a un ser humano en desventaja en una persona feliz y en paz consigo misma. Es indispensable la eficacia y utilidad de todos los aportes expuestos para la recuperación, prevención de la salud, en el campo de los hipoacúsicos. En síntesis, un libro de utilidad para todos aquellos que están dedicados a la rehabilitación del niño sordo: médicos, docentes, fonoaudiólogos, psicólogos, asistentes sociales, entre otros. De igual manera los padres y familiares del niño —tan importantes en la tarea de ayudarlo a crecer— también sacarán provecho de estas páginas, para lo cual fueron redactadas en un lenguaje sencillo y sin tecnicismos.