23 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

Metodología

El Phi Delta Kappa Consortium for Assessing the Impact of Education Reforms, del Estado de la Florida, financió estudios de casos en dos escuelas secundarias de ese estado para determinar y analizar las prácticas programáticas, docentes y de evaluación suscitadas por el programa RAISE. El proyecto de investigación fue más allá de las típicas mediciones evaluativas, ya que se trató de determinar no sólo las prácticas de nivel escolar deseadas por la ley, sino también las prácticas no previstas en la ley. Se seleccionaron escuelas secundarias que representaban regiones geográficas, estratos socio-económicos y grupos étnicos diferentes. La primer escuela, Southern High —nombre ficticio—, fue estudiada durante tres meses en el otoño boreal de 1989. Se trata de una escuela secundaria urbana situada en un vecindario de clase socio-económica baja de una ciudad del sur del Estado de la Florida conocida por sus extremos de riqueza y pobreza. De los 1.200 alumnos del colegio, el 70% eran negros o hispanos. La otra escuela, Northern High —nombre también ficticio—, fue estudiada durante tres meses en la primavera boreal de 1990. Está situada en un vecindario suburbano de clase media alta del Norte del Estado de la Florida. De los 2.000 alumnos del colegio, más del 90% eran blancos.

El investigador pasó cinco días de cada semana en cada uno de los establecimientos educativos, recopilando aproximadamente 3.000 páginas de documentos a nivel del distrito y escolar, y entrevistó a 130 docentes, 59 alumnos, 22 administradores, 15 funcionarios de orientación y otras 16 personas que cumplían funciones educativas. Las entrevistas, que fueron semiestructuradas, duraron como promedio 50 minutos cada una. Se preguntó a los entrevistados qué requisitos concretos de graduación les parecían acertados o desacertados, y el por qué. Se les pidió también que se refirieran en detalle a ciertas prácticas observadas en los liceos, y que expusieran las repercusiones de las políticas relacionadas con el programa RAISE sobre los alumnos y los educadores. Se encontraron prácticas contempladas en el programa RAISE y otras no previstas en ella, referentes al número de créditos, a la jornada de siete períodos lectivos, a los cursos preceptivos, a la Parte II del Examen Estadual de Evaluación Estudiantil (SSAT II), a la escala de calificaciones y al GPA mínimo de 1.5 puntos. Se detectaron siete tensiones relacionadas con la formulación y ejecución de las políticas, con el contenido de la ley y con el contexto docente.