25 de Septiembre de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

RESUMEN

Recientes análisis sobre la experiencia emocional tratan de mostrar que las emociones son componentes esenciales del carácter moral. En este trabajo se examinan críticamente tres modelos: el primero que sostiene que las emociones son actos de la voluntad, el segundo en que las emociones pueden participar en el carácter moral si son intelectualmente aceptadas por la persona, y el tercero que mantiene que —aun si los seres humanos son pasivos con respecto a sus emociones— esto no significa que ellas no sean moralmente importantes, dado que la pasividad es un elemento esencial en el carácter moral. Se destaca que las propuestas que intentan reclamar el valor de las emociones en el carácter moral pasan por alto el papel que desempeñan en la actividad moral de la formación del carácter. El trabajo sostiene que el carácter moral es esencialmente activo, pero que dicha actividad no debe concebirse sólo en términos de razonamiento y voluntad, sino que abarca también la dimensión emocional.