19 de Enero de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
La Educación
Número: (114) I
Año: 1993

Desafíos a la educación en el proceso de integración

Para que el proceso de integración sea efectivo debe contemplar la totalidad de sus elementos constitutivos (políticos, sociales, económicos, culturales y educativos). En ese sentido la educación debe desempeñar un papel central en las estrategias de desarrollo de los países involucrados, para afrontar los desafíos planteados por el avance de la revolución científico-tecnológica, por la transformación productiva con equidad, por los procesos de transición y consolidación democrática y por los proyectos de integración continental. La educación deberá contribuir, entonces, al desarrollo de la región mediante la formación de una conciencia política que fortalezca los procesos democráticos; la producción de conocimientos socialmente relevantes y la capacitación de recursos humanos aptos para incorporarse activamente a las nuevas modalidades del mundo del trabajo y la producción. En definitiva deberá constituirse en un elemento central de una política social que permita la profundización de la democracia y un tipo de crecimiento con mayor equidad en un contexto de integración.

Para los países de la subregión esto implica implementar procesos de cambio y transformación de vasta magnitud en la educación, mediante estrategias que rompan el aislamiento y el divorcio producido en los últimos años y que permitan el surgimiento de un nuevo estilo de desarrollo educativo. Las tareas emergentes de la transformación educativa no pueden desarrollarse sin amplios acuerdos nacionales. Es fundamental el compromiso de todos los actores, los sectores y agencias en lo referido al desarrollo educativo, para abrir nuevos tiempos, espacios y actores para la educación, permitiendo nuevas alianzas que tiendan a la coordinación de iniciativas. La transformación de la educación debe introducir la prospectiva en el diseño de políticas educativas que se articulen con las estrategias de desarrollo de mediano y largo plazo; agilizar las modalidades de planificación y gestión concentrándose en el planeamiento estratégico, en la aplicación de sistemas de información, en la evaluación del rendimiento escolar, en el desarrollo de políticas de compensación social y regional y en la ejecución de programas especiales; mejorar la calidad de la educación impartida en todos los niveles del sistema mediante un cambio curricular que parta de las necesidades básicas de aprendizaje de las comunidades; garantizar la oferta de las mismas oportunidades educativas a los integrantes de todos los sectores sociales; fortalecer la eficacia en lo que hace a la gobernabilidad de los sistemas, la eficiencia en la asignación de recursos y la efectividad en la transmisión de habilidades, destrezas y conocimientos; promover programas actualizados en lo que a la formación y capacitación docente se refiere.