Página Inicial

 




Entrevista a Ben A. Petrazzini
Por José Luis Tesoro (Argentina)


 

1. ¿Podrías proporcionarnos una visión panorámica acerca del rango de posibles contribuciones del Gobierno Electrónico a la gestión de la Educación?

Si bien hace unos años las iniciativas de e-Gobierno estaban exclusivamente centradas en la “presencia” del gobierno en Internet, hoy van mucho más allá, para centrarse en el rol del gobierno en la Sociedad de la Información. Así, emergen una variedad de servicios públicos y contenidos dinámicos que se ofrecen a los ciudadanos en forma virtual. Pero también se abre un nuevo espacio para la interacción entre los ciudadanos y las instituciones del Estado en sus diversos niveles (nacional, regional, local) y sectores (educación, salud, desarrollo social, hábitat, calidad ambiental).

Sin perjuicio del reconocimiento de la educación como motor del desarrollo y de los esfuerzos realizados durante las últimas décadas, los sistemas educativos de América Latina aún enfrentan problemas estructurales importantes que obstaculizan el logro de una educación de calidad accesible para todos. Además, las transformaciones que caracterizan a la llamada Sociedad de la Información obligan a repensar los procesos educativos.

La aparición de las TIC ha producido una revolución educacional que aún estamos tratando de entender. También es fundamental comprender que gran cantidad de estudiantes de los grupos más pobres de la sociedad aún no reciben los beneficios de la revolución informática, incrementándose aún más la brecha que afecta a la región en términos de equidad. Esto lleva a la urgencia de repensar las políticas de educación y TIC en la región. Pero estas tecnologías no sólo representan exigencias para los sistemas educativos, sino que también se constituyen en una oportunidad para atenuar diferencias estructurales y mejorar cualitativamente la educación, sobre todo si se apuesta a soluciones de tipo colaborativo en que los esfuerzos de cada uno de los países contribuyan a la solución integral de la región y ésta a su vez potencie los logros de cada país.

Nuevos estilos de aprendizaje requieren de nuevas estrategias didácticas que a su vez necesitan del apoyo de recursos educativos también nuevos. Estos deben ofrecer posibilidades de actualización permanente y de adaptación a contextos diversos y cambiantes. En este marco los contenidos digitales se hallan idealmente posicionados. Pero desde la perspectiva de las políticas públicas, y dado el contexto de gran inequidad en el acceso a la educación en la región, se debe garantizar una distribución equitativa que permita llegar a todos los actores del sistema educativo en el momento que lo necesiten. El uso de la Web ofrece una solución para este requerimiento, al tiempo que crea nuevos desafíos.

Así, uno de las primeras aplicaciones de TIC en educación fueron los “portales educativos”, con contenidos, recursos y servicios a disposición de distintos actores de la comunidad educativa, que permiten un tratamiento de la información que no resulta viable en otros soportes. Dichos portales funcionan además como herramientas para la capacitación docente y fomentan el intercambio y discusión de experiencias. Asimismo, permiten difundir, promover y dar sostén a proyectos colaborativos que exitosamente llevan adelante redes escolares en la región.

2. ¿Qué países exhiben -a tu criterio- los mayores avances en esos tipos de contribuciones?

Los gobiernos de la región han logrado importantes avances en la provisión de servicios públicos y varios países han mejorado considerablemente la implementación de aplicaciones y servicios de e-Gobierno. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos avances se han concentrado en las aplicaciones tradicionales relativas a recaudación fiscal, suministros y compras públicas, entre otros trámites.

En el campo de las políticas de educación y TIC, si bien la mayor parte de los países han realizado esfuerzos para proveer computadoras a las escuelas, muy pocos han podido desarrollar e implementar políticas adecuadas para que las comunidades usuarias se apropien de tales computadoras como herramientas educativas poderosas y efectivas.

De hecho, si bien todos los países de la región cuentan con programas públicos de informática educativa, existe una gran diferencia en cuanto al tiempo que llevan desde su implementación. Entre los programas más antiguos se destaca el de Costa Rica -Pie MEP FOD- y el programa chileno Enlaces. Luego, los programas de Brasil (ProInfo) y de México (Red Escolar) funcionan desde hace más de diez años.

Cabe también mencionar que en el ámbito de las TIC y las políticas públicas de educación, varios países de la región están experimentando con modelos “uno a uno”. En el caso de Uruguay, a través del plan Ceibal, se ha configurado como el primer país dentro de la iniciativa “un computador por niño” que tendrá cobertura nacional.

3. ¿Qué iniciativas ha venido apoyando IDRC en relación a las TIC en Educación?

En esta área, los programas del IDRC referidos a TIC para el desarrollo en América Latina y el Caribe apoyan la investigación que explore las distintas maneras en que la implementación, uso y apropiación innovadora de las TIC en educación pueden contribuir a incrementar las capacidades y facultades de las comunidades vulnerables y marginales de la región, provocando un efecto positivo en la equidad regional.

Hemos venido apoyando desde su inicio a la Red Latinoamericana de Portales Educativos (RELPE) creada en agosto de 2004 por acuerdo de 16 ministros de Educación de Latinoamérica. RELPE (constituida hoy por mas de 20 países de la región) es una red de portales educativos -nacionales, de servicio público, autónomos y gratuitos- designados para tal efecto por el Ministerio de Educación del país respectivo y funciona como un sistema regional distribuido de almacenamiento y circulación de contenidos educativos en constante expansión y renovación.

Cada país desarrolla su propio portal, de acuerdo a su proyecto educativo e intereses nacionales, aprovechando la experiencia de los otros socios. Los contenidos desarrollados por todos los portales miembros son de libre circulación a través de la Red. El proyecto ha permitido un significativo incremento de la oferta de contenidos a los usuarios de los portales de cada país y la generación de redes de conocimiento. Ha producido una reducción de costos, compartiendo inversiones en desarrollos tecnológicos y permitiendo así focalizar la inversión en contenidos locales. Se han desarrollado estándares compartidos para la catalogación de contenidos educativos digitales y una herramienta de intercambio funcionando en línea que permite la simultaneidad de la información entre los países conectados. Varios portales se encuentran intercambiando contenidos, otros están trabajando para la conexión y los de desarrollo más incipiente están desarrollando sus portales y preparando su futura conexión. El proyecto se constituye en una oportunidad para conformar una verdadera comunidad de intercambio y colaboración, tanto entre los responsables de las políticas educativas de los diferentes países, como entre los equipos directivos y técnicos de los portales.

Al mismo tiempo, hemos apoyado al proyecto Redes Escolares de América Latina (REDAL), una investigación internacional acerca de cómo operan algunas de las redes de escuelas con mayor trayectoria en Latinoamérica. Este proyecto ha generado una red de investigadores sobre integración de TIC en la educación que han examinado aspectos tales como gestión, público, misión, financiación, sustentabilidad, infraestructura, pedagogía, actividades, impactos, contexto regulador, así como la influencia de modelos externos en redes escolares seleccionadas. Los investigadores también documentaron las mejores prácticas e identificaron los factores claves en el éxito de las escuelas. Los resultados están siendo presentados como una serie de recomendaciones a los tomadores de decisiones acerca de la integración de nuevas TIC en educación.

Otros proyectos desarrollados con el apoyo del IDRC, en cuanto a la incorporación de TIC en la gestión educativa, incluyen una investigación de impacto social de los modelos “uno a uno” (por niño y por maestro) en América Latina, Asimismo, busca identificar iniciativas innovadoras y el vínculo con comunidades Web 2.0 (redes sociales distribuidas) en los países que participan en la RELPE. Además se ha apoyado una iniciativa que se centra en el análisis de la implementación de proyectos pilotos de estas características en varios países de la región. También se han apoyado proyectos que buscan contribuir a una mayor comprensión de las posibilidades y desafíos que abren las TIC en educación para los pueblos indígenas.

Otros proyectos relativos a e-educación apoyados por el IDRC en América Latina se hallan accesibles en: http://www.idrc.ca/es/ev-99898-201-1-DO_TOPIC.html

4. ¿Cuáles son tus recomendaciones para aquellos países que desean encarar nuevas experiencias de prestaciones de e-Gobierno para la gestión de la Educación?

El IDRC ha venido apoyando varios proyectos de incorporación de TIC a la gestión de servicios públicos en otros ámbitos además del educativo. Esas experiencias permiten extrapolar varias lecciones. En primer lugar, que no es necesario “reinventar la rueda”; es decir, dada la escasez de recursos pero también la diversidad de experiencias a nivel regional, es fundamental aprender y compartir conocimiento y experiencias más allá de las brechas geográficas y temáticas.

Luego, en este tema es fundamental que sean los objetivos de la política los que determinan la tecnología y las prestaciones específicas de e-Gobierno. La cuestión fundamental es tener claro el problema, el “para qué” y luego pensar en las soluciones que ofrece la tecnología.

Asimismo es clave entender que, como todo cambio, estas nuevas experiencias generan resistencia. Es fundamental trabajar, desde el inicio, con todos los grupos involucrados. Recuerdo que en un proyecto apoyado por IDRC referido a los desafíos y posibilidades asociados a la implementación de proyectos “uno a uno”, una maestra comentó que había iniciado su trámite de retiro anticipado ni bien supo que debía trabajar con computadores portátiles en el aula. Durante la gestión del tramite “no tuvo más remedio” que probar con la tecnología, transformándose en una entusiasta promotora de la iniciativa al descubrir, junto con sus alumnos, las nuevas posibilidades ofrecidas. Por supuesto que ya anuló su solicitud de retiro