Página Inicial

 

 

Para tener en cuenta

 



Recensión: Brecha digital, brecha social, brecha paradigmática

Pimienta, Daniel (2007): “Brecha digital, brecha social, brecha paradigmática”, Funredes, julio 2007, 20 p. Acceso al texto completo
www.funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/tematica/brecha_paradigmatica.doc


1.- Introducción

El concepto de TIC para el desarrollo (en adelante TICpD) es manejado por entidades internacionales, regionales y nacionales, así como por todos los sectores (gubernamental, privado, sociedad civil y academia) con la creencia del notorio rol de las TIC en los procesos de desarrollo.

Dicha creencia llega hasta el mito o la magia cuando se pretende que el sólo hecho de conectar a una persona a la Internet provocará, de manera mecánica, un proceso de superación, por ejemplo, de su condición de pobreza. Además de falta de perspectiva, por ignorar que la brecha digital es sólo un reflejo virtual de la brecha social, puede diagnosticarse allí un error de enfoque con consecuencias muy graves cuando procede de personas que toman decisiones públicas.

2.- Una cuestión de enfoque

A través del artículo se procura aportar unas hipótesis y elementos de análisis sobre los criterios para avizorar si los proyectos de TICpD podrán producir impactos positivos en la sociedad. La hipótesis principal es que el elemento determinante reside en el enfoque, delineando las siguientes opciones con las respectivas previsiones: a) un enfoque hacia la tecnología tiene todas las posibilidades de llevar al fracaso, b) un enfoque hacia los contenidos y aplicaciones permite garantizar productos pero queda corto en cuanto a los cambios societales requeridos, y c) un enfoque hacia el cambio de paradigma es la clave del éxito en lograr un impacto social positivo.

Se postula que: a) el elemento estratégico central para la transformación hacia sociedades de la información reside en la educación de la ciudadanía para el mundo digital y los cambios de paradigma, b) el cuello de botella está en la educación de los/las tomadores de decisión y en el efecto negativo multiplicador de sus decisiones cuando no adoptan el enfoque correcto.

Ello permite afirmar que, tras la brecha social como condicionante de la brecha digital, hay otra brecha menos visible y no debidamente atendida, con un efecto altamente perjudicial: la brecha paradigmática causada por quienes toman decisiones de políticas partiendo de un enfoque erróneo y maltratando la participación multi-sectorial. El maltrato más frecuente es el de servidores públicos que deciden y seleccionan a sus interlocutores de los otros sectores, conspirando contra el necesario pluralismo y exponiendo ante la sociedad civil una nítida discriminación en el ejercicio de la democracia participativa. Otra manera es la de organizar simulacro de reuniones multi-sectoriales preservando el paradigma verticalista que acota el rol de los otros sectores a escuchar y aprobar el discurso gubernamental.

3.- Una cuestión de inversión y algunas acepciones

El análisis de proyectos fallidos de TICpD permite determinar que una causa macroscópica evidente reside en una asignación equivocada de los presupuestos entre los principales rubros de un proyecto: a) “infraestructura” (dispositivos físicos y lógicos de base), b) “infoestructura” (contenidos y aplicaciones), c) “infocultura” (conocimientos, métodos, prácticas y reglas de buen uso que poseen las personas).

Algunos conceptos claves para el análisis son los siguientes:
La “apropiación” es el proceso de aprendizaje que lleva -a personas, grupos u organizaciones- a tener un control sobre los usos de las TIC en coherencia con sus entornos propios. En general requiere de un acompañamiento que incluye combinaciones de educación, puesta en práctica y usos pertinentes en los propios entornos.

La “alfabetización digital” es el proceso de dotar a la población sujeto de los conceptos y los métodos de las TIC y ponerla en situación de realizar las prácticas de uso que le permiten apropiarse de esas tecnologías (en primer lugar el uso de una PC en un contexto de red).

La “alfabetización informacional” es el proceso de dotar a la población sujeto de los conceptos y realizar las prácticas para el manejo y la transformación de datos en información, en conocimiento y en decisión. Incluye métodos para la búsqueda y la evaluación de información, los elementos de la cultura de la información y sus aspectos éticos, así como elementos metodológicos y éticos para la comunicación en el mundo digital.

La “gerencia” (de proyectos de TIC) incluye todos los procesos que aseguran la operación, la sostenibilidad organizativa, financiera e institucional del proyecto, así como la evaluación de resultados y de impactos durante todo su ciclo de vida. Los procesos de participación multi-sectorial, ingrediente esencial del éxito de un proyecto de TICpD, requieren elementos propios de gerencia.

La participación multi-sectorial es el proceso que involucra y hace partícipe a los distintos actores (gobiernos nacionales, gobiernos locales, sector privado, academia y sociedad civil) en los esfuerzos y políticas nacionales en todas sus etapas, lo que les permite apropiarse plenamente de las TICpD y plasmar soluciones consensuadas, dentro de una visión de país, para la determinación de políticas publicas. por razones pragmáticas, el esfuerzo puede iniciarse con las partes involucradas claves y ampliarse sucesivamente, dotando a dichos actores de capacidad y motivación para irrigar al resto de la ciudadanía.

4.- Tres enfoques – tres caminos

Los enfoques atinentes a las TICpD pueden clasificarse en 3 categorías:
a.- TIC para TIC: las TIC como fin
Enfoque tecnológico que asigna una importancia desmedida a las infraestructuras, con la meta explícita de instalar tecnología o con la creencia implícita de que el proceso “de abajo hacia arriba” se concretará de manera automática. Los resultados de los proyectos se presentan orgullosamente en términos de computadoras instaladas y ancho de banda… sin demasiada preocupación por el uso real y efectivo de la tecnología y mucho menos por sus impactos societales. Al no responder a las necesidades reales de desarrollo, este enfoque conduce a un mal uso de los recursos del Estado o internacionales.

b. TIC para el desarrollo: las TIC como herramienta al servicio del desarrollo
En este enfoque las TIC son sólo herramientas para ofrecer usos (aplicaciones y contenidos) portadores de desarrollo. Supera claramente la visión tecnológica y su enfoque sensibiliza acerca de la necesidad de indicadores que reflejen el uso de la tecnología y su acompañamiento en términos de desarrollo. Esta visión, que viene naturalmente del mundo tradicional de la cooperación internacional, tiende a ignorar los necesarios cambios de paradigmas y los correspondientes procesos de participación en redes multi-sectoriales.

c. TIC para el desarrollo humano: las TIC como catalizadoras/facilitadoras del cambio de paradigma
Es el enfoque hacia la infocultura, la colaboración y los procesos participativos. Su sustrato es la convicción de que las TIC son, más que una herramienta al servicio del desarrollo, el factor catalizador y facilitador de cambios profundos que la sociedad requiere y debería realizar independientemente de la presencia de las TIC. Las TIC sólo acompañan aquí una voluntad política de cambio organizativo. Si bien las TIC son herramientas ideales para acelerar cambios (en salud, en educación, en participación ciudadanía), no son la causa ni el motivo para realizarlos.

5.- Una visión de proceso de la brecha digital

El artículo exhibe un marco constructivista para comprender la complejidad que implica superar la brecha digital. Con base en un esquema titulado “la pista de obstáculos desde las TIC hacia el desarrollo humano”, se enuncian los siguientes obstáculos por vencer para superar la brecha digital:

Obstáculo #1: Acceso/infraestructura (La posibilidad para una persona de acceder físicamente a las TIC): Corresponde a las políticas y proyectos de infraestructura unir a las personas usuarias con la red, sea a nivel individual o colectivo (telecentros), con accesibilidad para personas con discapacidades.

Obstáculo #2: Acceso/financiero (La adecuación entre el precio de acceso a la infraestructura y las posibilidades económicas de las personas usuarias): el “acceso universal” no sólo requiere cobertura geográfica, sino también precios de acceso accesibles por personas de bajos ingresos.

Obstáculo #3: Acceso/sostenibilidad (Que la organización de los recursos de acceso sea perenne y pueda evolucionar en función de la demanda): las estructuras y dispositivos de acceso deben garantizar el funcionamiento futuro y la adecuación a las nuevas condiciones previsibles.

Obstáculo #4: Acceso/alfabetización básica funcional (capacidad funcional para el debido uso): las personas usuarias deben disponer de capacidad de interpretación y comunicación multi-mediática (texto, imagen, sonido).

Obstáculo #5: Acceso/localización lingüística (utilización de lengua materna en la relación con el sistema): Deben desarrollarse mecanismos para que las personas usuarias puedan comunicarse en su propia lengua.

Obstáculo #6: Uso (posibilidad de hacer uso eficiente y efectivo de las TIC): se requieren capacidades de manejo de herramientas digitales y comprensión de elementos conceptuales, metodológicos y culturales asociados al entorno digital. Ello introduce los conceptos de alfabetización digital e informacional, que se plantean como el mayor reto de la inserción de una nación en la sociedad de la información.

Obstáculo #7: Apropiación tecnológica (habilidad para el uso transparente de la tecnología): La persona usuaria debe disponer de suficiente habilidad para que el manejo de la tecnología no trabe, sino que facilite el uso requerido y la creación de nuevos usos para atender a sus problemas. Para ello, debe haber culminado la alfabetización digital y avanzado en la alfabetización informacional.

Obstáculo #8: Uso con sentido (uso con sentido social en el contexto personal, profesional y comunitario): el uso de las TICpD debe permitir a la persona usuaria resolver necesidades, producir contenidos y actuar en comunidades de su interés.

Obstáculo #9: Apropiación social (transparencia de la tecnología en el uso social): requiere de una comprensión cabal de los impactos societales del uso de las TIC, así como de los aspectos culturales (cultura de red, cultura de información) y metodológicos ligados al medio. Requiere de un nivel avanzado de alfabetización informacional con práctica en casos reales.

Obstáculo #10: Empoderamiento (posibilidad de transformar la realidad social a través de la apropiación de las TIC): requiere la puesta en práctica real de las capacidades –digitales e informacionales- adquiridas, tanto individual como colectivamente.

Obstáculo #11: Innovación social (transformación con aporte de soluciones originales creadas por la comunidad): dado que el subdesarrollo es una cuestión de organización colectiva y de institucionalización, es necesario que la creatividad pueda transformarse en innovación a través de la educación y el “empoderamiento”, aprovechando las “oportunidades digitales”. Línea de llegada: Desarrollo humano (capacidad de las personas para aprovechar la apertura de opciones de libertades individuales y colectivas): La hipótesis es que las personas que superen los 10 primeros obstáculos tendrán oportunidades excepcionales de desarrollo humano y podrán lograr impactos significativos tanto en su vida personal como en su comunidad.

6.- A manera de conclusión

Este artículo destaca la importancia de la educación para lograr una masa critica de ciudadanas y ciudadanos que puedan acompañar la transformación de sociedad en curso y no confundirse (o ser confundidos) entre las tecnologías y los cambios de paradigma en juego. Debe quedar claro que estamos dentro de un proceso sistémico donde cada elemento interactúa con los otros: que el proceso de educación debe ser participativo y que se requiere educar para la participación a todos los actores de la sociedad.

Un aspecto sustancial reside en la ética (de la información, de la comunicación, de red) que, estando sujeta a las mismas condiciones sistémicas, plantea distintas necesidades de ética en la educación, de educación en la ética, de ética en los procesos participativos y de participación en la construcción de un discurso ético que deberá explorar nuevas fronteras.

(Reseñó José Luis Tesoro)