October 23, 2017
Educational Portal of the Americas
 Language:
 Printer Friendly Version  E-mail this Page  Rate this Page  Add this Page to My Favorites  Home Page 
New User? - Forgot your Password? - Registered User:     

Site Search



Collection: INTERAMER
Number: 70
Year: 2001
Author: Rhonda Dahl Buchanan, Editora
Title: El río de los sueños: Aproximaciones críticas a la obra de Ana María Shua

Introducción

En su famoso poema “La fundación mitológica de Buenos Aires,” Borges plantea la pregunta: “¿Y fue por este río de sueñera y de barro/que las proas vinieron a fundarme la patria?” Estos versos sirvieron como inspiración para el título del primer libro de cuentos brevísimos de Ana María Shua, La sueñera (Buenos Aires: Minotauro, 1984), y también para el título de este libro de ensayos críticos sobre la obra de esta escritora argentina. Algunos críticos han atribuido el significado incorrecto de “soñadora” o “mujer que sueña” a la palabra “sueñera,” un argentinismo que quiere decir “ganas de dormir.” Esta feliz equivocación describe perfectamente bien a Ana María Shua, una mujer que no ha dejado de soñar nuevas creaciones literarias desde que publicó su primer libro en 1967. Nacida el 22 de abril de 1951 en Buenos Aires como Ana María Schoua, la autora debutó en el mundo literario argentino, poco después de cumplir los quince años, con El sol y yo (Buenos Aires: Ediciones Pro, 1967), un volumen de poemas premiado por el Fondo Nacional de las Artes y la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores. Esta temprana incursión en las letras creativas marca el inicio de una fructífera carrera de más de treinta años que abarca todos los géneros literarios: la poesía, el cuento, la novela, el relato brevísimo, el teatro, la literatura infantil, el libro de humor, el guión cinematográfico y el ensayo periodístico.

Más de diez años separan El sol y yo de la publicación de su segundo libro, Soy paciente (Buenos Aires: Losada, 1980). Para la publicación de esta novela, que ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Narrativa de la Editorial Losada, la autora cambió la ortografía de Schoua a Shua, el apellido que ha empleado a partir de entonces.

Aunque la década de los ‘70 no era la más propicia para los escritores que vivían en la Argentina durante la dictadura, Shua nunca dejó de perseguir sus sueños literarios, publicando cuentos para una revista femenina bajo un seudónimo, mientras escribía los cuentos que reuniría después en Los días de pesca (Buenos Aires: Corregidor, 1981), de hecho, su primer libro de narrativa aunque haya aparecido un año después de Soy paciente. Hasta la fecha, Shua ha publicado más de 30 libros, muchos de los cuales han sido premiados o traducidos al inglés, francés, italiano, alemán, polaco y holandés, entre otras idiomas. El hecho de que haya sido invitada a tantos congresos literarios, ferias del libro y universidades en todas partes del mundo, como también su frecuente presencia en los medios de comunicación en su país, es una clara indicación de que Shua ha ganado un lugar de reconocimiento bien merecido en la historia de las letras argentinas contemporáneas.

Ana María Shua es una autora difícil de clasificar según las tradicionales normas genéricas de la crítica literaria. Ella se niega a ubicarse en un casillero literario, optando por experimentar nuevas formas creativas en cada libro que publica, y demostrando a la vez una versatilidad extraordinaria. De ese modo ha frustrado tal vez a los críticos que quisieran atribuirle un rótulo definitivo a esta escritora-cameleón.

Aunque sus libros se distinguen por su forma y contenido, cada uno registra la marca personal de Shua. Entre otros elementos recurrentes, la obra de esta escritora se destaca por el uso de humor e ironía, armas discursivas que la autora utiliza para observar y criticar lo que mejor conoce: la vida cotidiana argentina. Sin embargo, todos podemos reconocernos en sus personajes que sufren y gozan de esta realidad absurda que es la vida.

Este libro de ensayos críticos invita al lector a descubrir las varias facetas de la obra de Ana María Shua. En sus páginas, el lector encontrará ensayos sobre sus novelas, sus cuentos para adultos, sus relatos brevísimos y su literatura infantil. Mientras que algunos autores enfocan un libro en particular, otros analizan un aspecto temático, como la importancia de lo judío, la memoria, la imagen del cuerpo, o la tradición oral en su obra. El volumen se abre con dos ensayos sobre Soy paciente: Jorgelina Corbatta propone el espacio narrativo del hospital en que se desarrolla la acción de la novela como una alegoría de la realidad argentina durante los años de la Guerra Sucia, mientras que Eugenia Flores de Molinillo plantea otras perspectivas del hospital como metáfora.

Elsa Drucaroff nos da una “lección de anatomía” en su artículo, explorando la función del cuerpo en varias obras de Shua, incluyendo Soy paciente y Los amores de Laurita, la novela que enfocan los ensayos de Laura Beard y Graciela Gliemmo, quienes examinan un aspecto de la obra poco desarrollado en la literatura contemporánea, la sexualidad y el erotismo en la vida de una mujer embarazada.

Varios autores, incluyendo David William Foster, Ilán Stavans, Marjorie Agosín, Mariano Siskind y Beth Pollack hablan del tema de lo judío en la obra de Shua, sobre todo en función de El libro de los recuerdos, una novela que entreteje la saga de tres generaciones de una familia inmigrante judía con eventos políticos de más de cincuenta años de historia argentina. Mientras que Siskind y Pollack comentan sobre la construcción de la identidad judía en varios textos de Shua, incluyendo sus libros de humor, cuentos para adultos y otras novelas, Darrell Lockhart invita a sus lectores a comer y leer con Ana María Shua en un “sabroso” ensayo sobre Risas y emociones de la cocina judía, un libro de recetas populares judías acompañadas de historias de najes y tzures, es decir, alegrías y penas.

En su cuarta novela La muerte como efecto secundario, Shua reúne sus obsesiones de cabecera, ofreciéndonos reflexiones sobre el amor y el odio, el sexo y la locura, y la vejez y la muerte. Aunque el texto que aparece en la contratapa del libro nos advierte que la acción se sitúa “en un Buenos Aires futuro, cercano y peligrosamente real,” la autora insiste en nuestra entrevista que “no es una novela de ciencia ficción sino de anticipación.” Varios artículos analizan la visión apocalíptica de esta novela desde distintos ángulos: los de José Miguel Oviedo, Guillermo García- Corales y Mónica Flori, y el de mi autoría.

En nuestra entrevista, Shua confiesa que el cuento brevísimo es su “gran amor.” Aunque según la autora es “un género maldito, porque se lo considera poco comercial,” es una forma literaria que ella domina con maestría, quizás porque siendo el cuento breve “hermano de la poesía,” le permite volver a sus orígenes literarios y utilizar su extraordinaria capacidad para la síntesis y la brevedad. Varios aficcionados a este “género rebelde de la literatura” han contribuido con ensayos sobre los tres libros de microrrelatos de Shua: Lauro Zavala nos da una docena de estrategías literarias que se encuentran en su primer libro de brevísimos La sueñera, Mario Goloboff detiene su mirada en algunos textos de La sueñera y Casa de geishas, el libro que él llama “el segundo tablero del tríptico,” siendo Botánica del caos el tercer tablero y objeto de estudio de Raúl Brasca. Francisca Noguerol y Ksenija Bilbija cuestionan el valor subversivo de los cuentos de hadas que aparecen en distintas “versiones” en Casa de geishas y en ciertos cuentos de Los días de pesca.

Varios cuentos de la colección Viajando se conoce gente son objetos de la mirada escrutadora de María Victoria García Serrano y Mara García. La primera analiza uno de los cuentos más antologados y traducidos de Shua, “Como una buena madre,” mostrando cómo la autora utiliza el humor para subvertir el rol tradicional de la madre, mientras que la segunda examina el papel femenino y el elemento de lo fantástico en tres de los cuentos de la sección del libro titulado “Altamente improbables.”

Aunque muchas veces la literatura infantil no recibe toda la atención crítica que merece, en este libro tres autoras, Federica Domínguez Colavita, Irma Verolín y Martha Manier, señalan las contribuciones de Shua en este campo, relacionando varios de sus cuentos escritos para niños o adolescentes con las obras escritas para adultos. Sería una gran falla de nuestra parte si no incluyéramos por lo menos un ensayo que considerara el interés de la autora por la tradición popular. Aunque varios autores lo mencionan en sus ensayos, Gisela Heffes elabora un texto dedicado especificamente a la tradición oral y el tema de la misoginia en Cabras, mujeres y mulas: Antología del odio/miedo a la mujer en la literatura popular.

Y ahora, invito a los lectores a entrar al mundo creativo de Ana María Shua que presentan los veinticinco textos reunidos en este volumen, pero antes de concluir, quisiera expresar mi inmensa gratitud a todos los que colaboraron en este proyecto, en particular, al Dr. Carlos E. Paldao, Director de Publicaciones de la OEA, por invitarme a editar este libro, a Ana María Shua, quien compartió conmigo esta aventura desde el principio, ayudándome en cada aspecto del proyecto con tanta paciencia, humor y solidaridad, y a todos los autores que, desde distintos lugares del mundo, tuvieron la generosidad de mandarme sus ensayos para este libro. Uno de los aspectos más hermosos de la experiencia de editar este libro fue la inesperada oportunidad que me brindó de formar nuevas amistades a través de la literatura, amistades “cibernéticas” que ojalá dejen de ser virtuales algun día. Finalmente, quisiera agradecer el apoyo que recibí de la University of Louisville en la forma de una “Arts and Sciences Research Grant,” sin la cual no hubiera podido dedicar tanto tiempo a este proyecto, cuya publicación contó, además, con el aporte financiero de la misma universidad.


— Rhonda Dahl Buchanan
Editora