22 de Julio de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: INTERAMER
Número: 70
Año: 2001
Autor: Rhonda Dahl Buchanan, Editora
Título: El río de los sueños: Aproximaciones críticas a la obra de Ana María Shua

23. RB: Has escrito varios libros en que lo judío tiene un papel protagónico, tales como Risas y emociones de la cocina judía (Buenos Aires: Grupo Editorial Shalom, 1993), Cuentos judíos con fantasmas y demonios, y El pueblo de los tontos (Buenos Aires: Alfaguara, 1995). En realidad, la identidad judía está presente en buena parte de tu obra, también en tus novelas Los amores de Laurita y El libro de los recuerdos. ¿Qué importancia tiene en tu obra tu origen judío?

AMS: Yo escribo con todo lo que tengo y con todo lo que soy: con mi sexo (odio la palabra género, y más en español porque se confunde con género literario), con mi argentinidad, con mi judaísmo, con mi historia, mis recuerdos, mis lecturas. No tuve ningún tipo de formación judía: mi padre era un ateo militante y tenía miedo que cualquier tipo de acercamiento a lo judío se convirtiera en una excusa para atraer a los jóvenes a la religión. Pero para ser judío no hace falta estudiar, ni creer ni saber nada en particular: es algo que no se elige. Después de muchos años, tuve curiosidad por saber algo más de eso que de todas maneras soy, y empecé a leer sobre el tema. El tema judío no es una constante en mi obra, pero aparece con fuerza en aquellos libros que tienen elementos autobiográficos (Laurita y Recuerdos) y en otros que escribí por encargo (pero también por placer) para una editorial judía: Risas y emociones de la cocina judía y Cuentos de judíos con fantasmas y demonios.