26 de Abril de 2018
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección: INTERAMER
Número: 69
Año: 2000
Autor: Ramón López and Juan Carlos Jordán, Editores
Título: Desarrollo Sostenible en América Latina: La Sinergía entre el Financiamento y las Políticas

Uno de los resultados más importantes de las reuniones celebradas en Kioto en 1997 fue el acuerdo acerca de la elaboración de un sistema internacional de comercio de los permisos de emisión de carbono.  Los países desarrollados acordaron participar en este sistema sobre la base del establecimiento de cuotas obligatorias por país utilizando como referencia el año de 1990.  Los países menos desarrollados (PMD) hasta ahora no se han mostrado dispuestos a participar directamente en un sistema de este tipo y no aceptan las cuotas obligatorias de emisión.

En el presente documento se argumenta que, si se consideran todas las emisiones de carbono, incluidas las de los combustibles fósiles y las de la biomasa, los países menos desarrollados y América Latina en particular podrían obtener beneficios económicos y ambientales sustanciales al  incorporarse al comercio de permisos de emisión. En América Latina, la deforestación, en particular la quema de bosques, es la fuente más importante de calentamiento de la tierra por emisión de gases.  Si la asignación de los permisos de emisiones de carbono por país incluyera las emisiones de 1990 vinculadas a la deforestación, la región en su conjunto adquiriría permisos de emisión equivalentes a más del 200% de las emisiones actuales de origen industrial.  Los valores de las cuotas relacionadas con la función de retención de carbono de los bosques incrementarían en forma espectacular el valor de los bosques en pie. Esto podría incrementar sustancialmente los incentivos para reducir la deforestación si el nuevo valor de mercado de los bosques pudiera incidir en el comportamiento de los agentes deforestadores locales.  Si América Latina reduce sustancialmente la deforestación, puede empezar a obtener de inmediato importantes rentas de las cuotas, muy por encima del ingreso que habría ganado con la tala de bosques, sin afectar su potencial de crecimiento futuro.