23 de Octubre de 2017
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
INTERAMER
Número: 67
Año: 1999
Autor: Eloísa Trellez Solís y Gustavo Wilches Chaux
Título: Educación para un futuro sostenible en América Latina y el Caribe

Ámbitos de la transformación

Para que la educación se convierta en un verdadero instrumento para el desarrollo sostenible, deberán diseñarse estrategias para llevar a cabo transformaciones en estructuras y procesos básicos en tres ámbitos específicos: a) El del pensamiento, b) El de la organización y la participación a nivel local, nacional y regional, y c) El de la acción.

Con respecto a las estrategias intelectuales y analíticas varios elementos deben ser considerados: la conceptualización del mundo como un sistema complejo; el análisis de permanentes interacciones e interdependencias; el rescate y la revalorización de los saberes ancestrales; el establecimiento del diálogo entre saberes y la profundización del pensamiento ambiental latinoamericano. El objetivo de estas reflecciones es trascendental: llevar a cabo una transformación de fondo en nuestra manera de pensarnos a nosotros mismos como individuos y como sociedad.

Las estrategias en el ámbito de la organización y la participación se refieren a la promoción de procesos participativos organizados, en los cuales se lleve a cabo el trabajo educativo bajo premisas flexibles y democráticas, que incorporen a los diversos sectores sociales y vinculen las experiencias de cada uno de ellos en una visión integradora y creativa de la realidad regional. Los espacios locales deben ser puntos de partida para el desarrollo de procesos que puedan integrar a los países y la región como un todo. El intercambio horizontal de ideas y de experiencias debe cumplir un papel decisivo, y los países deberán estar abiertos a las experiencias provenientes de otras regiones.

Las estrategias en el ámbito de la acción nos deben convencer sobre la urgencia de la participación activa, y conducirnos a hechos concretos respaldados por el análisis del pensamiento y las estructuras organizacionales. Todos los sectores deben conquistar espacios de acción organizada y poder expresar sus percepciones y expectativas en el proceso hacia el desarrollo sostenible.

Reflexión, participación organizada y acción son tres aspectos de la educación que deberán constituirse en elementos articulados en todos los procesos de enseñanza y aprendizaje, y que requerirán de una nueva dirección, de una imaginación creativa y de una gran voluntad de cambio.