23 de Octubre de 2017
Portal Educativo de las Américas
  Idioma:
 Imprima esta Página  Envie esta Página por Correo  Califique esta Página  Agregar a mis Contenidos  Página Principal 
¿Nuevo Usuario? - ¿Olvidó su Clave? - Usuario Registrado:     

Búsqueda



Colección:
INTERAMER
Número: 67
Año: 1999
Autor: Eloísa Trellez Solís y Gustavo Wilches Chaux
Título: Educación para un futuro sostenible en América Latina y el Caribe

Una educación para el asombro, la reflexión, el compromiso y la acción

En la medida en que a través de la educación se logre estimular la reflexión y el asombro ante el ambiente circundante, y particularmente por el milagro de la vida, los sujetos de la educación pueden adquirir instrumentos conceptuales y metodológicos necesarios para construir una visión coherente del mundo. Este proceso representa un primer paso hacia la identificación de su posición, su papel y su responsabilidad dentro de él. Por lo tanto, la educación puede despertar el sentido de que participamos en el mundo y somos parte del mismo, que poseemos la capacidad de transformarlo. A la vez, este sentido podrá generar las actitudes y las aptitudes necesarias para transformar a las Américas en una región sostenible. Todo esto conservando en mente que la sostenibilidad depende de decisiones humanas y no sólo de mecanismos naturales.

Por el contrario, una educación que por acción u omisión genere sentimientos de desarraigo cultural, de anomia, de impotencia, de fatalismo y de resignación, formará seres humanos incapaces de tomar en sus manos el compromiso de la sostenibilidad.

De igual forma, la educación que puede “competir” (o facultar para competir) contra patologías sociales que socavan la calidad de la vida en la región, fortalece las posibilidades de alcanzar la sostenibilidad.

Reto para el futuro
  • Convertir la educación en una experiencia vital, alegre, lúdica, atractiva, diseñada para proveer significados y estimular la creatividad.
  • Transformar la educación en canal constructivo que permita redirigir la energía y la rebeldía de la juventud hacia la construcción de una sociedad más tolerante, más equitativa, más solidaria, más democrática y más participativa.